Windows 8 no se utilizara en teléfonos

Una vez pasada la marea Windows 8 que hemos tenido en el día de ayer, con la presentación de una interfaz que ha dejado una sensación positiva prácticamente en todos los medios que he tenido ocasión de leer, secundada además por la opinión de la mayoría de los lectores.

Microsoft desde el primer momento deja claro que no hablamos de una capa sobre un Windows tradicional, sino de dos formas de visualizar el contenido que conviven y se relacionan al mismo tiempo, como hemos podido ver en las demostraciones.

Detrás de la revolución planteada por la gente de Redmond nos volvemos a encontrar la interfaz Metro, estrenada en su momento en Zune y evolucionada en Windows Phone 7 hasta niveles de un sistema operativo completo, con aplicaciones adaptadas al estilo, y un ecosistema joven pero en constante crecimiento.

Metro está diseñado para dispositivos táctiles, y ahora por primera vez tiene que convivir con un sistema como Windows, que sigue estando presente de una forma tradicional, si así lo necesitamos. La principal diferencia que vemos con respecto a Windows Phone 7, es que las tiles tienen tamaño y posibilidades para asimilar aplicaciones dentro de ellas.

La forma de gestionar la multitarea tampoco tiene nada que ver con lo que veremos en Mango. Os recomiendo echar un vistazo al siguiente vídeo de Netbook News, en el que se a un completo repaso de la nueva interfaz:

 

Teléfono, palabra tabú

Es realmente curioso que teniendo tantas cosas en común, en ningún momento de las diferentes intervenciones y presentaciones, se haya hablado de teléfonos. Nada de Windows 8, Windows Phone 8, o como queramos llamarlo. Curiosamente Intel fue la que sacó este tema por primera vez en enero de este año, informando que el hardware para teléfonos lo iban a poner ellos.

Intel está como loca por meterse en todos los terrenos móviles, pero al mismo tiempo es ARM la que se le está metiendo en la cocina. Prueba de ello la tenemos en la segunda presentación de Microsoft, desde el Computex, donde la estrella era el hardware diseñado por ARM, y producido por Texas Instruments, Nvidia y Qualcomm. Este hardware sí está compartido con los teléfonos.

Todas las referencias en las presentaciones van dirigidas específicamente al mundo del PC, y como un añadido al mismo, a las tablets. El producto más pequeño que se espera es de 7 pulgadas, algo lejano a un teléfono. Además, la resolución mínima de trabajo de Metro es de 1366×768, mucho más alta que cualquier terminal.

Incluso no quieren relacionar directamente a Windows 8 con tablets, aunque sea uno de sus destinos, porque no quieren hacernos olvidar que Windows sigue estando ahí en su formula tradicional, y eso es mercado de PC. Por lo tanto relacionar Windows 8 con teléfonos lo vemos bastante lejano.

La próxima versión de Windows Phone, tras Mango, se llamará Apollo, y de ella no se conoce prácticamente nada, pero no llegará hasta 2012, incluso 2013. Apostaría que ese será el momento para que los diferentes sistemas de la firma se unan. Imagina tener un teléfono con Windows 8 que al conectarlo en pantalla grande nos de acceso a un sistema completo, con accesorios al estilo Motorola Atrix.

Resumiendo, Windows 8 está muy lejos de los teléfonos, y no parece que alguna de sus características lleguen pronto a Windows Phone 7.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *