WhatsApp tendrá que eliminar tus datos privados si lo exiges

La Comisión Europea (CE) no es ajena al coladero de datos sensibles que existe en servicios como WhatsApp, Facebook Messenger o Skype, y ha propuesto aumentar las condiciones de seguridad y privacidad hasta llevarlas al mismo nivel que se aplica sobre los operadores tradicionales de telecomunicaciones. Estas aplicaciones deberán ofrecer una garantía de confidencialidad en las conversaciones, y los usuarios tendrán la oportunidad de acceder a su información privada, hacerla anónima o eliminarla, si así lo solicitan.

El ejecutivo de la Unión Europea le ha visto las orejas a un lobo que se apellida Zuckerberg, aunque no es el único que codicia nuestros datos privados. La propuesta pretende que las aplicaciones de mensajería y llamadas de voz soliciten el permiso del usuario antes de efectuar cualquier seguimiento online, ya que la publicidad segmentada y personalizada es la principal fuente de ingresos de estos servicios. Sabemos que la parte de “Términos y Condiciones” es un verdadero peñazo, pero esto supone una razón adicional para no volar hacia el botón de Aceptar, y asegurarnos de que nuestra información privada no está dando vueltas por ahí.

Las mismas condiciones para todos

La CE asegura que el 92% de los europeos aprecia la confidencialidad de sus comunicaciones, pero dado que la actual normativa de privacidad y protección de las comunicaciones data de 2001 y sólo afecta a los operadores tradicionales, la Comisión propone una actualización para incluir a los nuevos proveedores, como WhatsApp, Viber, Gmail o iMessage. De esta forma, se intenta atajar la incertidumbre legal en la que se encuentran el ingente movimiento transfronterizo de datos y todas las vías de comunicación que hoy tenemos al alcance, para que tanto los consumidores como las empresas de la Unión Europea tengan la misma protección. Se prevé que la implantación de la nueva norma sea efectiva el 25 de mayo de 2018. Podremos continuar haciéndonos fotos frente al espejo del ascensor, difundirlas a los cuatro vientos digitales y fardar de nuestro fabuloso corte de pelo, pero sólo se enterarán quienes nosotros queramos que se enteren.

Facebook Messenger

Tanto el contenido particular como los metadatos (la localización de una llamada, por ejemplo) estarán cubiertos por la nueva normativa de confidencialidad. A menos que la información sea necesaria para fines específicos como la facturación del servicio, el usuario podrá solicitar el anonimato o la eliminación de su información privada, si bien es probable que acceder a los datos personales no llegue a ser todo lo cómodo que uno desearía.

A este respecto, el sector publicitario explica que la información que obtienen no entraña ningún riesgo para el usuario, y advierte que la nueva regulación podría limitar de manera drástica los ingresos de páginas web que ofrecen sus servicios gratis. Por su parte, la CE considera que se abren nuevas oportunidades para las empresas. Si el consumidor consiente el acceso a sus datos, los operadores tradicionales podrán utilizarlos para ofrecer servicios adicionales que antes les estaban vetados.

Adiós al molesto banner de las cookies

En Bruselas también se han dado cuenta de que el banner que avisa del uso de cookies es un incordio para la navegación. Las páginas web que usen cookies respetuosas con la privacidad del usuario y sólo las utilicen para mejorar la experiencia online, como las tiendas que recuerdan el historial de compras, podrán eliminar dicho aviso. En caso de que las cookies comporten un riesgo para la confidencialidad, la normativa también contempla una simplificación del proceso de aceptación o denegación.

Spam

Los SMS o los mensajes de publicidad no deseada, es decir, el temido spam, también serán vetados siempre que no cuenten con el consentimiento del usuario. Asimismo, las llamadas comerciales tendrán que identificarse como tales, mediante el uso de un prefijo concreto, para que podamos rechazarlas a voluntad. Eliminarlas por completo para que no te incordien a la hora de la siesta ya sería demasiado pedir, pero bueno, algo es algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *