Whatsapp se esta desgastando

WhatsApp se ha impuesto con autoridad como servicio sustitutivo de los clásicos SMS. Su principal valía, el envío de mensajes gratuitos, sin restricciones y con valores añadidos han permitido que la app ahora en poder de Facebook se haga universal. Sin embargo, su uso intensivo ha distorsionado totalmente la utilidad de los mensajes de texto hasta tal punto de convertirse en una de las principales vías de comunicación más habitual entre las personas que disponen de un smartphone. Este efecto es un arma de doble filo.
IMG_4546.JPG
Hace diez años podíamos escuchar entre amigos: “te mando un SMS para decirte dónde estamos”. Ahora, con WhatsApp, ese mensaje “informativo” se ha convertido en una conversación de tú a tú en tiempo real, que por supuesto tiene sus pros y sus contras. Y es que en la actualidad no solo indicas el nombre del local en el que estás, sino que ofreces detalles de cómo llegar, quién se ha unido en el último momento e incluso la tontería de turno que ha dicho Pepe hace unos minutos.

Whasap interminables

Lo cierto es que es una situación muy habitual que ese SMS de hace unos años se convierta en una lluvia de mensajes relativamente fluida por espacio de unos minutos. Sin embargo, el uso intensivo de los mensajes de WhatsApp, promovidos principalmente por su “coste cero”, ha motivado que las conversaciones se alarguen más de la cuenta. ¿Cómo diferenciar cuándo recurrir a las llamadas para optimizar nuestro tiempo empleado? En un buen número de ocasiones acabamos por perder las perspectivas de cuándo cortar por lo sano y entablar una conversación telefónica, lo cual deriva en cierta repulsión hacia lo que empieza a significar WhatsApp.

Los factores personales y los mensajes inoportunos

Y es que toda esa parrafada que hemos leído y a su vez escrito durante 10 minutos podríamos haberla abreviado con una llamada de dos minutos, máxime ahora cuando el precio de las tarifas planas y el coste por minuto están por los suelos. El efecto se ve potenciado cuando las “conversaciones” entabladas a través de WhatsApp se prolongan hasta el infinito. Además, debemos añadir otros factores como es el estado anímico y disponibilidad de los emisores y receptores de los mensajes. ¿Quién no se ha visto en la obligación de atender los mensajes de forma descontinuada, sin fluidez, o incluso dejar de prestar atención por desgana y/o falta de tiempo?

¿Quién dijo qué?

Otro punto controvertido en WhatsApp es la creación de grupos. Hasta 50 personas se pueden unir y escribir a la vez en un chat. La locura es total y no siempre se puede seguir el hilo de una conversación grupal ya que puede que cuando uno escribe no todos los asistentes lo leanen ese preciso momento. Esto puede generar ciertas asperezas y mosqueos, los mismos que el tono interpretado de todos esos “whasap”. Lejos de comunicarse, los participantes pueden entender un mensaje guasón, sin maldad y que hubiésemos entendido en una conversación de tú a tú, en una ofensa.

El creciente aborrecimiento

Por estos motivos y otros tantos que genera el uso sin medida de WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea se ha convertido en todo un reto para quienes recuren a ésta como principal herramienta comunicativa. Tanto es así que no son pocos los que empiezan a sentir cierta repulsión hacia ese WhatsApp que no aporta tantos beneficios, un desgaste que puede ser el inicio de una caída, la explosión de la burbuja. Por suerte, atrás quedan los malentendidos del “doble clic” y el registro de la última hora de conexión. ¿Será la implantación de las llamadas VoIP el bálsamo más acertado para seguir potenciando la presencia de WhatsApp en los smartphones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *