WhatsApp quiere saberlo todo sobre ti

La aplicación WhatsApp está cambiando. Lo está haciendo desde que, en febrero de 2014, Facebook decidiera pagar por cerca de 20.000 millones de euros, a pesar de que sus responsables dijeran lo contrario. Y es que tanto Brian Actom y Jan Koum (WhatsApp), como Marck Zuckerberg (Facebook), lucharon a brazo partido para afirmar que las compañías seguirían trabajando de forma independiente, sin servirse de los datos de una y de otra, y mucho menos sin que Facebook tuviera acceso a los mensajes que compartían los usuarios de WhatsApp. Un miedo más que justificado teniendo en cuenta que, aquel mismo año, saltó por los aires el escándalo del espionaje estadounidense a través de su programa Prisma. Pero el hecho final es que WhatsApp dejó de ser independiente desde aquel día de febrero.

whatsapp_google_drive_02

La prueba de ello es la reciente noticia de los cambios en los Términos de Servicio y la Política de Privacidad de WhatsApp. Es el primer paso de lo que está por llegar y que pondrá en jaque la privacidad de los usuarios. Un movimiento con el que la información de uso de WhatsApp (no de sus mensajes) pasará a manos de Facebook. Un gesto que, por fin, deja al descubierto el verdadero valor de la compra de esta aplicación de mensajería. Y es que Facebook no solo ha conseguido ser la compañía clave en el ámbito de la mensajería en todo el mundo a través de Facebook Messenger y WhatsApp (con lo que no gana dinero directamente), sino que ahora rentabiliza su adquisición gracias a los datos de todos los usuarios que usan estos servicios. Algo que sí puede utilizar para mejorar sus herramientas de publicidad para aumentar sus ingresos.

whatsapp permisos google drive

Estos cambios en los Términos de Servicio pusieron los pelos de punta a muchos usuarios por la imposibilidad de negarse a compartir sus datos de WhatsApp con Facebook, quienes afirman que, aun deseleccionando esta opción en la herramienta de mensajería, otros datos de cómo usan la aplicación llegarían, inevitablemente, a la compañía de la red social.

Pues bien, ahora quieren ir un paso más allá y hacerse con el resto de información de los usuarios. No solo con el número de teléfono, sino con los datos sobre sus contactos, e incluso con información sobre fotografías, vídeos y archivos almacenados en el terminal. ¿Su excusa? Poder recuperar los datos de la copia de seguridad almacenados en Google Drive, un sistema con el que poder salvaguardar y recuperar los mensajes y chats incluso aunque perdamos el terminal.

whatsapp permisos google drive

La clave llega a través de la plataforma de traducción de WhatsApp, donde se han publicado varias líneas de texto en inglés con el fin de ser traducidas a otros idiomas como el español. Entre ellas destacan las que rezan “para encontrar tu copia de seguridad en Google Drive, permite que WhatsApp pueda acceder a tus contactos” o “para buscar y restaurar tu copia de seguridad de Google Drive, permite a WhatsApp acceder a tus contactos y fotos, medios y archivos y”, o incluso “para restaurar tus archivos, permite que WhatsApp pueda acceder a tus contactos, fotos, contenido multimedia y archivos en tu teléfono”. Líneas que, a priori, podrían ser simples requisitos habituales para conseguir que WhatsApp pueda recuperar y almacenar en el terminal todos aquellos mensajes guardados en la nube de Google Drive. Pero, si esta función ya está activa y funciona normalmente ¿por qué requerirá la información de nuestros contactos? Y ¿para qué necesitará acceso a los contenidos ya almacenados en el terminal? ¿Es un mero trámite relacionado con los permisos del terminal? Al parecer la respuesta sería no.

Según el ingeniero y perito informático Carlos Aldama, las tablas de información de contactos de WhatsApp son independientes respecto a las de datos de atenticación. Es decir, no hay vínculo entre esta información ni es necesario que lo haya para conseguir que WhatsApp funcione y recupere los mensajes y chats del usuario almacenados en Google Drive. De hecho, recordamos que es una función activa desde octubre de 2015, sin que el usuario se haya visto forzado en ningún momento a compartir sus contactos para recuperar los chats allí almacenados.

whatsapp permisos google drive

De las líneas a traducir de WhatsApp sorprende que solo una de ellas haga referencia directa a los permisos del terminal. Es aquella que solicita que “para restaurar tus archivos, permite que WhatsApp pueda acceder a tus contactos, fotos, contenido multimedia y archivos en tu teléfono”. En este caso, el sistema de traducción de WhatsApp explica que esta frase aparecerá para indicar al usuario si hay permisos denegados que impidan la restauración de los mensajes. Sin embargo, es la única frase de traducción aparecida que habla acerca de los permisos.

El resto de frases a traducir, y que hacen referencia a características que llegarán próximamente a WhatsApp, solo indican los requisitos de acceso que solicita la aplicación de mensajería para poder encontrar y restaurar los mensajes del usuario. Pero, cuando se trata de una función ya activa ¿qué sentido tiene estos nuevos permisos y requisitos? Al parecer, podría ser la excusa para terminar de recopilar toda la información que muchos usuarios no estarían dispuestos a ceder a Facebook. Y es que, si esta compañía no puede recoger dichos datos directamente para no levantar alarma social, puede ser la propia WhatsApp la que lo haga y, después, transmitírsela finalmente a Facebook. No hay que olvidar que, aunque no se hayan aceptado los nuevos Términos de Servicio y Privacidad de WhatsApp, unas líneas en el blog de esta aplicación afirman que, de cualquier modo, otros datos acabarán en manos de Facebook.

whatsapp permisos google drive

En principio, Facebook aprovechará toda esta información para mejorar su plataforma de publicidad, la experiencia de uso y la calidad de las recomendaciones y sugerencias de amistad. Al conocer qué contactos del usuario no están relacionados entre sí, podrá sugerir nuevas relaciones de amistad. Además, con más datos del usuario, también mejoraría las sugerencias de su publicidad, ofreciendo productos o servicios que realmente interesan a las personas. O al menos eso es lo que afirman en sus nuevos términos. Claro que, del mismo modo, no dudan en afirmar que estos nuevos términos pueden variar en cualquier momento, enfocándose al fin que Facebook crea necesario.

En definitiva, WhatsApp no es la que era y, aunque aún tiene que traducir y aplicar estos permisos descubiertos en su programa de traducción, deja claro que quiere conocer a sus usuarios. Y los quiere conocer en profundidad, sabiendo quiénes son sus contactos y qué contenidos almacenan en sus móviles. De poco sirven aquellas declaraciones de intenciones en las que se afirmaba que nunca introducirían publicidad en la aplicación (los nuevos términos suavizan este aspecto y dan pie a la introducción de banners) o que WhatsApp y Facebook permanecerían independientes. Ahora, al fin, se quitan la careta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *