WhatsApp es la herramienta de comunicación favorita de los migrantes

Detrás de cada conmovedora y cruda noticia que vemos sobre migrantes llegando a Europa mientras escapan de la situación en sus países, a veces no nos detenemos a pensar en cómo lo hacen para empezar una nueva vida y a la vez mantenerse comunicados con sus raíces, además de organizarse entre ellos. La respuesta es más simple de lo que creemos: su arma primordial de organización es un teléfono móvil, y según un reportaje del New York Times, lo que más importa dentro de este es WhatsApp.

Los refugiados sirios que están llegando en masa a Europa usan WhatsApp diariamente para organizarse y pasarse tips entre ellos, advertencias y llamados de ayuda durante los crueles viajes que realizan. Lo primero que hace la gente de América Latina que logra llegar a las costas de Miami es tratar de conectarse a la aplicación de alguna forma.

“Me siento más involucrado con la vida de mi familia”, dice un profesor sudafricano que tuvo que abandonar su país para empezar una nueva vida en Estados Unidos. Cuenta que antes las noticias eran semanales a través de cartas y que ahora pudo ver fotos de sus nietos apenas nacieron y eso lo hace sentir menos aislado en su vida de inmigrante.

Otra particularidad que ofrece la aplicación es su seguridad. Los mensajes encriptados de punta a punta son valorados por las comunidades, y la noticia de que las conversaciones de WhatsApp se iban a compartir con el perfil de Facebook no cayó nada bien entre quienes abogan por el anonimato y la privacidad en la red. Lo bueno es que por ahora eso está en pausa.

Evidentemente todos tenemos nuestra aplicación de mensajería favorita. En el caso de la redacción de Wayerless, nosotros usamos Telegram. Aún así es innegable y casi imposible de competir con la masividad de WhatsApp, además de reconocer que están agregando funcionalidades, que sean copia o no, son de gran ayuda para muchas personas. En el caso de los migrantes, sean de donde sean, nos da un claro ejemplo de la importancia de la democratización de la conectividad, acompañada de todos los agregados que sean posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *