Vivir tranquilo aunque tengas WhatsApp

WhatsApp se ha convertido en una de las aplicaciones más usadas de los últimos tiempos. De hecho, es la primera herramienta que solemos instalar cuando estrenamos teléfono. En todo el mundo tiene más de un millón de usuarios activos, de modo que junto con Facebook, se trata de una de las herramientas sociales más usadas del momento.

Sin embargo, WhatsApp también tiene muchos inconvenientes. Uno de los más importantes: las distracciones. Recibir mensajes durante toda la jornada de las decenas y decenas de grupos y contactos que tenemos en el teléfono puede acabar con nuestra productividad por completo.

Si a esto le sumamos que todo el mundo puede ver cuándo nos conectamos, si estamos en línea y qué mensajes hemos leído o no, la cosa se agrava. ¿Dónde queda la tranquilidad que nos proporcionaban los SMS de antaño? Pero ojo, que el mundo no se acaba. Hoy queremos proponerte 5 maneras de vivir tranquilo aunque tengas WhatsApp.

1. No atiendas todos los mensajes al instante

No hace falta. El mundo no se va a acabar. Si eres de los que trabajan con el teléfono al lado o en el bolsillo y quieres atender todos los mensajes que recibes a diario, puede que te pases la jornada desbloqueando el móvil y sin trabajar.

Nuestra recomendación es que, si no esperas nada importante, desactives las notificaciones de WhatsApp durante tu jornada laboral. De modo que puedas acudir cuando tú quieras a la aplicación (en tus minutos de descanso, por ejemplo) y leer o responder los mensajes, si lo consideras oportuno.

No descargues todas las fotos y vídeos

2. No descargues todas las fotos y vídeos que te mandan

Tanto si tienes un móvil corriente (con una memoria interna básica), como si tienes una actividad frenética en tus redes, sería interesante que desactivaras la descarga automática de fotos y vídeos. Si estás en infinidad de grupos, estos contenidos (memes, vídeos de bromas y demás) quedarán almacenados en la memoria de tu equipo. Y enseguida la encontrarás sobrecargada.

Si quieres evitarte la tarea de hacer limpieza, mejor que no descargues nada automáticamente. En todo caso, elige tú qué adjuntos quieres bajarte y qué otros no.

Si no sabes cómo hacerlo, accede a la sección de Configuración de WhatsApp y elige Uso de datos. Desde aquí podrás configurar las descargas de fotos, audios, vídeos y documentos. Los mensajes de voz siempre se descargan automáticamente.

3. Desactiva las horas de conexión y confirmación de lectura

El mundo ya se divide entre aquellas personas a las que no les importa que vean su última hora de conexión y las que sí. Si quieres estar tranquilo de que nadie controla cuándo encendiste tu WhatsApp por primera vez o cuándo has leído ese mensaje bomba, tienes que usar esta opción.

Accede a Configuración > Cuenta > Privacidad. En este sección, podrás elegir quién puede ver la Hora de tu última vez. Selecciona Todos, Mis Contactos o Nadie.

Para que desaparezcan las confirmaciones de lectura (los tics azules, claro) desactiva esta opción (está un poco más abajo, dentro de la propia sección de Privacidad). Ten en cuenta que si desactivas esta opción, tampoco podrás ver las confirmaciones de lectura de otras personas. Siempre se mostrarán (tenlo en cuenta) dentro de los chats de grupo.

4. Silencia los grupos

Puede que los grupos de WhatsApp sean uno de los peores inventos de los últimos tiempos: cuñados, suegras, primos, colegas, padres y madres del cole, grupo de pádel y demás colectivos a los que pertences. Una verdadera pesadilla. Recibimos mensajes a todas horas e incluso a partir de la una de la madrugada.

¿Solución? Silenciar todos los grupos que resulten especialmente molestos y en los que no recibas más que nimiedades. Si se da este último caso, lo más sensato sería marcharse del grupo. Pero hay veces en los que uno sencillamente no puede.

Si prevés que el grupo será molesto durante unas horas, puedes silenciarlo durante un máximo de 8. También tienes la opción de hacerlo por una semana o un año entero. Y da la bienvenida a la tranquilidad de nuevo.

bulos whatsapp

5. No contribuyas a compartir cadenas

Otra gran pérdida de tiempo y de tranquilidad: las cadenas y bulos que circulan impunemente por WhatsApp. Todo lo que te recomendamos hacer son dos cosas. En primer lugar, advertir a todos aquellos usuarios (cuñados, primos, amigos y parientes, en general) sobre la falsedad de este tipo de historias (cheques regalo de Mercadona, bulos sobre alertas terroristas, ofertas de trabajo fraudulentas…).

Si no dejan de hacerlo, quizá debas plantearte salir del grupo o bloquearlos. Por último, y más importante, no contribuyas a compartir estas cadenas. Con estos bulos e informaciones no hacemos más que generar intranquilidad en los demás y divulgar informaciones absolutamente falsas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *