Vida y muerte del magnate ruso Boris Berezovsky (Video)

Vida y muerte del magnate ruso Boris Berezovsky (Video). El magnate ruso en el exilio Boris Berezovsky, opositor del presidente Vladimir Putin, murió este sábado en Inglaterra en circunstancias que la policía británica considera “inexplicadas“.

 “Sí, ha muerto. Esta tarde me lo confirmó su abogado privado”, dijo el sábado a la agencia internacional AFP Tim Bell, el portavoz de Berezovsky, de 67 años, que falleció cerca de Ascot, a unos 60 kilómetros al suroeste de Londres.

 “Su muerte, en la actualidad, es considerada como inexplicada. Se ha abierto una investigación“, indicó en un comunicado la policía del Valle del Támesis, región cerca de Londres, encargada del caso.

 Expertos científicos “especialistas en NRBC (nuclear, radiología, biología y química)” se personaron en la propiedad del magnate para investigar las causas de la muerte, anunció la mañana del domingo la policía.

 El potentado fue uno de los adversarios más virulentos del presidente ruso. En Londres, era una de las figuras de un grupo de exiliados rusos anti Putin al que pertenecióAlexandre Litvinenko, agente del FSB (servicios secretos rusos) envenenado en noviembre de 2006 con polonio, una sustancia radioactiva.

 Un amigo del difunto, el empresario Demian Kudriavstev, desmintió por su parte que Berezovsky se hubiese suicidado: “No, no se trata de eso. Nadie sabe lo que ocurrió. No hay señales aparentes de que sea un suicidio, no hay muestras de inyección o de que hubiese tomado medicamentos“, declaró a la agencia de prensa RIA Novosti.

Vida y muerte del magnate ruso Boris Berezovsky

 El opositor ruso declaró la víspera de su muerte que “su vida ya no tenía ningún sentido” y “no sabía qué debía hacer ahora” en una conversación informal y no grabada con Ilia Jegulev, periodista de la revista Forbes.

Eminencia del Kremlin en tiempos de Boris Yeltsin, Berezovski cayó en desgracia con la llegada al poder de Vladimir Putin y obtuvo el estatus de refugiado político en Gran Bretaña en el año 2003.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *