¿Vale la pena comprar el iPhone XS si tienes un iPhone X?

La situación que ahora se expone es muy típica y miles de usuarios se encuentran en esta tesitura. El año pasado adquirieron un flamante iPhone X y ahora andan dándole vueltas a cambiarlo por el iPhone XS. ¿Te encuentras en esa situación?

Evidentemente es un cambio de cierto calado, motivado en primer lugar porque todo lo que es nuevo nos llama la atención. La velocidad con la que evoluciona la tecnología no hace que de un año para otro nuestro dispositivo deje de ser válido, pero siempre se busca “algo más”.

¿Qué puedo hacer? ¿Me compensará dar el salto a un dispositivo superior o es sin embargo un capricho sin pies ni cabeza? Te damos ciertas pautas por si las tentaciones te asaltan.

Razones para quedarte con tu iPhone X

Misma base

Son modelos prácticamente idénticos en cuanto a estética, aunque los nuevos de este año están disponibles en color oro. Mismas dimensiones, mismo Face ID, misma funciones. El iPhone X es un gran teléfono a pesar de que Apple haya decidido abandonarlo, de hecho ya no puedes comprarlo en la página de Apple. ¿Quiere decir esto que sea un apestado? No, en absoluto, solo que los de Cupertino han decidido hacerlo evolucionar.

La mejora más notoria es el nuevo procesador, el A12 Biónico y que es el mejor que se haya montado jamás en un teléfono. Sin duda es un salto importante, ¿lo es para el usuario de base? Quizás no, puedes notar ciertas mejoras en aplicaciones que exijan el máximo rendimiento, los juegos como Fortnite dan buena prueba de ello. O incluso las apps de Realidad Aumentada que están surgiendo como setas. Pero poco más, su corazón es una bestia, pero el de tu iPhone X también.

El iPhone X está muy vivo

Con él tienes dispositivo para una buena temporada, su cámara ha demostrado ser puntera en cualquier circunstancia, su diseño está totalmente actualizado y en el iPhone XS no vas a encontrar nada nuevo que sea espectacular. Quedará por ver lo que hace la cámara, que sí que viene con algunas mejoras en cuanto a la velocidad de la la apertura de la lente.

En el iPhone XS encontraremos un software mejorado que sacará mejor partido de la cámara, con un bokeh mejorado y un mayor control de profundidad. ¿Tanta será la diferencia? No creas, muchas veces, por no decir siempre, la “gracia” de las fotos está más en las manos que en otra cosa. Y obviamente, en no dejar de leer los buenos consejos que damos semanalmente a la hora de fotografiar.

Las razones por la que puedes actualizar

Quieres estar en vanguardia

Y si quieres hacerlo y el dinero no es un problema, adelante. Vender tu iPhone X para recuperar parte de lo invertido y afrontar la compra del nuevo, no es un mala idea. Es hora de vender, más que nada porque hay muchas personas interesadas en comprar a un precio más económico que el de hace 15 días. El iPhone X está muy bien cotizado, y a poco que juegues bien tus bazas, obtendrás una buena recompensa. ¿Conoces nuestra guía para vender bien tu iPhone?

Exiges el máximo a un dispositivo

No, el iPhone X no se te quedaría corto en ninguna tesitura. Sin embargo no puedes resistirte en llevar el procesador a un punto más allá, ya sea por que estás gran parte de tu tiempo con aplicaciones y juegos pesados de mover. Probablemente no notes demasiada diferencia, pero puede que sí que el iPhone se caliente menos.

Y en este punto es quizás hacia donde queríamos llegar. No sabemos la capacidad de la batería del nuevo iPhone XS, Apple no la ha desvelado. Pero sí que sabemos que el A12 tiene un consumo energético reducido, lo que le hace estirar la batería como un chicle, proporcionando un mínimo de 30 minutos más de duración con respecto al iPhone X.

¿La exigencia te lleva al terreno físico? La certificación del iPhone XS es la IP68 en vez de la 67. ¿Qué quiere decir? Pues que son resistentes a una profundidad máxima de metro y medio durante 30 minutos en el agua, y gozan de protección contra el polvo o la arena.

¿Qué hacer entonces?

Si no puedes afrontar el gasto, quédate con tu iPhone X. No tiene sentido adquirir uno nuevo, hacer un esfuerzo importante y apenas notar los cambios. Tu “viejo” teléfono tiene mucho que decir todavía, más de lo que piensas.

Si puedes pagarlo y ves que sacarás un buen pico por tu anterior dispositivo, te pica el gusanillo o eres alguien que quiere ir más allá, adelante. Que nadie te lo impida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *