Un hombre que vive sin corazón

Un hombre que vive sin corazón. Vive sin corazón desde hace cinco meses, conectado a dos bombas sin válvulas cardíacas, pero apenas se da cuenta de ello, concentrado en seguir su recuperación y a la espera de un trasplante que le permita volver a tener una vida normal. “No me doy cuenta de no tener corazón, porque funciono normalmente, aunque no siento el pulso”, se sinceró este miércoles en su primera rueda de prensa Jakub Halik, el bombero checo de 37 años que se ha convertido en la primera persona en sobrevivir a una operación de este tipo.

Halik pasó oficialmente a lista de espera para un trasplante el miércoles, después de un largo proceso que ha durado 148 días y que ha sido “duro física y psíquicamente”.

“Ahora me siento muy bien”, explicó desde el Instituto de Medicina Clínica y Experimental de Praga (IKEM), donde hace cinco meses se le extirpó el corazón, afectado por un tumor maligno.

“Es un alivio. No hacía más que esperar los resultados del test, que debían mostrar si el tumor que tenía en el corazón no produjo metástasis. Ahora veo que todos los análisis están bien y me espera el siguiente paso en la recuperación”, añadió Halik.

Esa posibilidad de metástasis frenaba el trasplante, pues está contraindicado cuando existe un tumor maligno, porque “los medicamentos para aceptar el órgano extraño apoyan el proceso tumoral de las células”, explicó el cardiólogo que lo operó, Jan Pirk.

Pero no queda rastro del sarcoma espinocelular que le destrozaba el corazón y que obligó a extirpar casi todo el órgano el 3 de abril pasado en IKEM.

Halik es el primer hombre del mundo que ha sobrevivido a esta intervención, que ya se intentó en Houston (EEUU), y que consiste en instalar dos bombas Heartmate II para realizar el bombeo de la sangre a todo el cuerpo, por un lado, y a los pulmones, por otro.

“Mi familia ha sido mi mayor apoyo”, se sinceró también Halik, que pudo dar pasos por sí mismo hasta su asiento en el estrado, pero que llegó a la sala en silla de ruedas.

Ahora tendrá que esperar unos ochos meses para la operación de trasplante, lo que no parece producirle muchos quebraderos de cabeza: “Me han cuidado estupendamente y el personal aquí es muy agradable. No me parece haber estado tantos días en el hospital”, reconoció.

Halik no ocultó que, tras la operación, quiere volver a ser bombero, aunque dudó que pueda salir en misiones de socorro. Su cardiólogo, sin embargó, afirmó que hay pacientes con trasplante “que corren el maratón y el triatlón”. En su caso, sin embargo, “será necesario encontrar un corazón fuerte, fuerte como él”, apostilló Pirk.

En abril del 2003 el IKEM inició el programa de bombas de apoyo para el ventrículo izquierdo, como operación puente hasta que se pueda realizar la operación de trasplante.

Desde entonces, el instituto ha tratado a 146 pacientes que requerían estos mecanismos de apoyo de la circulación y ha hecho trasplantes de corazón a 94 personas. Actualmente, son 24 los enfermos en lista de espera en IKEM para recibir un apoyo mecánico de la circulación sanguínea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *