Trucos para tener los pechos más bonitos del mundo

Un pecho bonito es una de las armas de mujer más poderosas. Atrae mágicamente (e inevitablemente) las miradas de los hombres. De cualquier forma y tamaño, ¡lo más importante es que te sientas bien con tus formas femeninas!

Una pagina amiga realizó un trabajo para ayudarte a conseguir los pechos perfectos. Al fin y al cabo, el tamaño y la forma de los senos dependen de muchos factores, sobre los que, en algunos casos, no se puede influir. Nuestra estructura corporal es como es, pero los cambios de peso, el embarazo y la lactancia también pueden dejar secuelas. Con cuidados específicos para mejorar la elasticidad, duchas frías y sencillos ejercicios podrás convertir un pecho bonito en uno cuidado e irresistiblemente atractivo. ¡Hazte un favor a ti misma y a tu cuerpo! No des a las arrugas, los granitos y la piel flácida ni una sola oportunidad.

Por cierto, si quieres hacer algo por la firmeza de tu piel en general, bebe mucha agua, zumos de frutas y procura tener una alimentación sana con mucha fruta y verduras.

Ducha fría

 Para las más valientes por las mañanas: Las duchas frías o con cambios de temperatura estimulan la circulación sanguínea de la piel y de esta forma se tonifica el tejido conectivo de los pechos. Para tener un efecto aún más inmediato, desliza con cuidado un cubito de hielo por la zona del escote.

Exfoliar

 La exfoliación del escote semanalmente estimula la circulación sanguínea. Esto fortalece la piel, previene la aparición de granos y elimina pequeñas irregularidades. Para no irritar la piel más sensible, mejor masajea suavemente con un exfoliante de grano fino.

¡Una ayuda extra!

 ¡Cremas, cremas, cremas! Parece el mantra definitivo para tener el pecho bonito, y, de hecho, el cuidado con productos específicos tiene un efecto visible en la sensible piel del escote.

Hay que aplicar las cremas por la mañana y por la tarde con un suave masaje. Es importante masajear siempre de abajo a arriba, es decir, empezar en los senos e ir subiendo hasta el cuello. Para una porción extra de ayuda contra las arrugas, distribuir una mascarilla de cara hidratante generosamente por el pecho y dejar actuar.

Trucos caseros

 En la despensa de nuestra casa también podemos encontrar métodos de belleza natural para unos pechos firmes. Un máscarilla a base de cáscaras de limón fortalece la piel con vitamina C y proporciona un ligero efecto push-up. El aceite de oliva aplicado con suaves golpecitos, cuida e hidrata tu pecho.

Protección solar

 ¡Mucho cuidado con el sol! La piel del escote es muy fina y, por tanto, particularmente sensible a quemarse por el sol. Embadúrnate bien en cremas con un alto factor de protección solar. Un sombrero de ala ancha también puede ayudar a proteger la piel de los daños causados por el sol.

Postura erguida

 ¡Mucha atención! Siempre hay que recordar corregir la postura. En vez de ir achepada, estira la espada y echa los hombros hacia atrás. Con una bonita postura erguida los pechos quedan especialmente realzados.

Ejercicios

 Con pequeñas prácticas puedes ejercitar y fortalecer tus músculos del pecho casi de pasada. No sólo las máquinas de remo, nadar a braza y las flexiones ayudan, ¡prueba este sencillo ejercicio! Dobla los brazos a la altura de los hombros aprieta las palmas de las manos una contra la otra durante diez segundos aproximadamente. Lo mejor es que lo repitas varias veces al día.

El sujetador adecuado

 ¿Sabías que muchas mujeres llevan una talla de sujetador que no es la suya? Al comprar esta prenda fíjate en que te venga bien la forma, sólo así se puede proteger el pecho de forma óptima. La copa tiene que abarcar todo el pecho pero sin que se formen arrugas. Los tirantes deben ajustarse de manera individual, de forma que la parte trasera no se deslice por encima de la banda bajo del pecho.

Dormir bien

 Nada de imitar a La princesa y el guisante, demasiados cojines y, por tanto, tener el tronco en alto pueden causar arruguitas. Lo mejor es dormir boca arriba: boca abajo y de lado se pliega la piel del escote.

Autoestima

 ¡Aprende a apreciar tus curvas! Considera los pechos como parte de tu feminidad. No importa si son grandes o pequeños, tersos o ya entrados en años, sobre la belleza de los pechos no hay nada establecido, podrás constatarlo tu misma: tus pechos son irresistiblemente bonitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *