miércoles , septiembre 20 2017

¿Tienen futuro los smartwatch?

Para muchos era la crónica de una muerte anunciada, para otros una noticia que podría llegar en cualquier momento. Lo cierto, es que el sector smartwatch ha experimentado su primera caída global durante el segundo trimestre de este año tras un descenso de las ventas del 32% frente al mismo periodo del año anterior. Así lo revelan los datos preliminares de la consultora International Data Corporation (IDC), quien además asegura que esta bajada se debe en parte a que los consumidores han aplazado la compra de nuevos relojes inteligentes desde principios de 2016 esperando una actualización de hardware.

smartwatch_ventas_01

Según IDC, en el segundo trimestre de este año se vendieron 3,5 millones de smartwatches. Los fabricantes enviaron 3,5 millones de unidades en el segundo trimestre del año, una cifra que está por debajo de los 5,1 millones de dispositivos vendidos hace en el mismo periodo del año anterior. Apple fue la marca que más vendió, con 1,6 millones de relojes. Aún así, a la misma vez, la firma de Cupertino fue el único proveedor de entre los cinco primeros del mercado que experimentó una caída anual en los envíos. Ante esta situación no podemos evitar hacernos la siguiente pregunta: ¿Tienen futuro los smartwatches?

smartwatch ventas

Aunque es cierto que no podemos adivinar el futuro, no podemos negar que estos datos de IDC son bastante significativos. La consultora ha comunicado, que hasta el momento solamente un pequeño grupo de marcas tradicionales relojeras han entrado en el mercado smartwatch. Firmas como Casio, Fosil, o Tag Heuer ya tienen sus propuestas, pero parece que no han aprovechado la oportunidad este mercado de varios millones de euros. Básicamente después de Apple, los principales vendedores de relojes inteligentes son Samsung, Garmin, Lenovo y LG.

El sector tenía ingredientes suficientes para satisfacer las ansias tecnológicas de una gran parte de usuarios que no se conforman solo con un móvil. En cierto modo, sería como una prolongación de éste, pero sumando otras capacidades, algunas bastante aptas para el deporte o para las horas de sueño. En cualquier caso, parece que no han sido suficientes y no podemos negar que, efectivamente, no están creando un cambio de paradigma similar al que crearon en su día los smartphones.

No podemos olvidar intentos fallidos de relojes que aterrizaron en nuestra realidad superando a la ficción y quedaron en nada. En el año 1982 la empresa japonesa Seiko se atrevió a lanzar un reloj de pulsera con televisor incorporado, un dispositivo muy innovador para esa fecha que ganó un premio Guinness, pero que apenas encontró más usuario que James Bond en Octopussy. Hoy puede servir de lección para quienes se afanan en reinventar el reloj. Tal y como ocurrió con el Seiko TV Watch, los relojes inteligentes están generando en la actualidad más impacto mediático que ventas. Sí, su futuro sigue siendo una incógnita, aún por muchos millones que se inviertan para convencer al consumidor de que necesita llevar uno en su muñeca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *