Terminales Wiko pueden apagarse con un SMS

Lo barato, a veces, es dos veces caro, se suele decir. Sea o no el caso, los teléfonos inteligentes Wiko gozan de un excelente precio y, a la par, con al menos un fallo realmente grave, casi tanto como absurdo. Se ha detectado en estos dispositivos de marca francesa que, con tan sólo un mensaje de tipo SMS, se puede provocar el apagado del terminal de forma remota y, evidentemente, indeseada.

android-hacks

Difícilmente encontraremos, hoy en día, a alguien que dude de lo desfasados que están los mensajes de texto de tipo SMS. Aunque útiles, claro, como siempre lo han sido, han quedado totalmente relegados a la sombra de clientes de mensajería instantánea de la talla de WhatsApp y otros homólogos y, sin embargo, lejos de significar una utilidad de esta talla, en los terminales Wiko significan además un problema, puesto que por culpa de un fallo de seguridad pueden apagarse, utilizando esta vía, de forma remota.

Los SMS, una tecnología desfasada y una brecha de seguridad en Wiko

Como ya adelantábamos, y no aporta nueva información en absoluto, los mensajes de texto SMS son cosa del pasado para la práctica totalidad de los usuarios de teléfono inteligente y, evidentemente, los dispositivos móviles de Wiko entran dentro de esta tecnología. A pesar de llevar décadas ya entre nosotros, parece que los SMS suponen un contratiempo para Wiko, puesto que en ellos se encuentra una brecha de seguridad, un fallo, que provoca el apagado o reinicio de sus dispositivos. ¿Cómo? Simplemente haciendo el envío de un mensaje de este tipo con un “igual”, el símbolo “=” sin comillas.

Lo más grave de todo es que el fallo podría no deberse simplemente al firmware -software- del dispositivo, incluso siquiera se debería a un fallo en el kernel, sino que podría tener su origen y justificación en el propio hardware de los terminales. Sin duda, aunque absurdo, es un fallo grave que denota unas carencias reseñables en Wiko y sus dispositivos móviles. En cualquier caso, es una compañía joven con tan solo dos años de antigüedad, por lo que estos fallos son, en cierta medida, comprensibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *