Skype rompe récord con 32 millones de usuarios simultáneos

Skype es un servicio que, tras ocho años de vida, se ha hecho con una posición en el mercado y sus servicios de videollamadas y llamadas telefónicas usando VoIP han calado perfectamente entre los usuarios particulares y los profesionales.

Siendo algo bastante utilizado para realizar, por ejemplo, reuniones virtuales y ahorrar desplazamientos innecesarios a precios bastante competitivos. Con una adopción cada vez mayor por parte de los usuarios y sus alianzas con Facebook (soportando su servicio de videochat), el tráfico generado es cada vez mayor y está superando los récords de la compañía puesto que ayer se alcanzó un nuevo hito en la historia del servicio: 32 millones de usuarios conectados simultáneamente al servicio.

Muchas veces, cuando hablamos de los datos de usuarios de un servicio determinados, solemos hablar de datos relativos a usuarios registrados porque es la cifra más favorable, sin embargo, un alto número de usuarios registrados no es un indicador de la salud del servicio puesto que, quizás, éstos se hayan aburrido y no sean activos. A la vista de los datos, parece que los usuarios de Skype no se han aburrido y han dejado de usarlo puesto que 32 millones de usuarios simultáneos es una cifra nada desdeñable.

La verdad es que, hace 8 años, nadie se podía imaginar que la aplicación del P2P a las comunicaciones de voz que imaginaron los creadores de Kazaa iba a derivar en una compañía que sería comprada por eBay, después por Silver Lake Partners y, finalmente, acabaría siendo adquirida por Microsoft e integrada como una división más del gigante de Redmond.

 Para los que alguna vez han trabajado en el dimensionamiento de sistemas, estos datos también tienen otra lectura relativa a la infraestructura que soporta Skype. Si tenemos en cuenta que, además de los usuarios de Skype, la compañía presta soporte al videochat de Facebook, soportar esta gran cantidad de tráfico es un indicador del óptimo dimensionamiento de las infraestructuras del servicio y su escalabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *