Sí existen virus para Apple pero lo ocultan muy bien

Aunque son raros, los virus para dispositivos Apple existen. A través de Ars Technica hemos podido saber de la existencia de dos nuevos malwares para macOS, pensados para fastidiar a los tranquilos usuarios de Apple, poco acostumbrados a este tipo de amenazas. Sus métodos eso sí, son un poco arcaicos, aunque no por ello menos efectivos.

El primero que se ha encontrado funciona a través de archivos de Office y utiliza una clásico aviso de Word, aquel que nos informa que “el documento contiene macros” y nos insta a habilitarlos o inhabilitarlos. Si optamos por lo primero, nuestro equipo se llenará de todo tipo de malware, aunque no sabemos exactamente en qué consistiría la amenaza, si un troyano, un software espía o un virus que congele el sistema. Afortunadamente, casi nadie decide habilitar los macros, ya que a gran parte de los usuarios no les queda claro lo que es.

Por otro lado, para llegar a ese punto primero habría que descargarse el archivo .doc infectado, y eso también es complicado, ya que es un tipo de archivo que no se suele descargar de Internet, aunque tal vez en forma de un manual o unas instrucciones de uso pueda colar. Mucho ojo en ese aspecto.

virus mac dos

Actualizaciones fantasma

Otro malware que se ha encontrado para Apple es un clásico de Windows, las falsas actualizaciones de software. En forma de aplicación legítima, nos llegaría un aviso de supuesta actualización, que si aceptamos, dará luz verde a un virus para rastree en busca de nombres de usuarios y contraseñas en nuestro equipo, que serían transferidos al ordenador del hacker.

Muchas veces es difícil diferenciar los avisos falsos de los reales, pero siempre hay un método para estar seguro, y es confirmar si el origen de la actualización es conocido o desconocido. En el segundo caso, pasamos de actualizar y lo intentamos a través de la App Store o desde la página oficial del programa en cuestión (como se suele hacer en el caso del Flash Player de Adobe).

apple malware

iOS es la puerta de entrada

Mientras el sistema de escritorio de Apple se ha mantenido casi inexpugnable durante muchos años, la llegada de iOS ha hecho tambalear los muros de su software, especialmente desde que en iOS 10 se decidiera no cifrar el kernel, es decir, el núcleo principal del software. Haciendo esto, agentes externos podían tener acceso a la arquitectura del sistema. La argumentación de Apple es que así los desarrolladores pueden trabajar más fácilmente en mejoras, pero la realidad es que también los hackers y los cibercriminales tienen un acceso más fácil al funcionamiento interno de iOS desde entonces.

Por ello no ha sido sorprendente que en los últimos meses hayan ido apareciendo noticias relativas a malware para iPhone, a veces través de su App Store o simplemente mediante un mensaje de texto que bloquea el terminal. Como existe una base común de software entre iOS y macOS, sólo es cuestión de tiempo hasta que los hackers descubran la manera de atacar a los ordenadores de sobremesa de la manzana. Eso siempre que Apple no dé marcha atrás con sus últimas medidas y vuelva a codificar su núcleo, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *