Sergio Martínez le dio clase de boxeo a Chávez

Sergio Martínez  le dio clase de boxeo a Chávez. ¿Hace cuántos años un país no se plantaba delante de la televisión para ver una pelea? En realidad, una clase de boxeo. Eso fue lo que Sergio Martínez le dio a Chávez Jr. en Las Vegas. Porque Maravilla hizo una un combate excepcional en todo aspecto: en lo físico, técnico y psicológico. Argentina tiene un nuevo campeón del mundo, y el quilmeño recuperó la corona que jamás debió haber perdido.

La pelea empezó como pocos esperaban. Todos creían que Chávez Jr. iba a salir a atacar a Maravilla, pero esto no pasó. No hubo golpes claros de ninguno de los dos, y se ambos se estudiaron sus movimientos. El argentino, como de costumbre, se mantuvo con los brazos bajos y lo invitó a pelear: su rival accedió, pero Sergio se plantó y defendió bien.

Desconcertado. Chávez no encontraba el camino para dañar; Maravilla no le daba ninguna opción. Dos izquierdas hermosas del argentino dejaron en offside a su rival. Fue muy superior Martínez, y dominó el tercer round con claridad, superioridad y un boxeo inteligente y notable.

Recién en el cuarto round Chávez Jr. logró golpear con efectividad a Maravilla. Pero sólo fue un espejismo, porque una vez más el round fue para un activo y movedizo Martínez. Superior técnicamente, aprovechó cada intento de ataque del mexicano para lastimar aún más. Lo esperó: en el quinto asalto, Julito ni atacó. Maravilla aprovechó para descansar y seguir haciendo daño poco a poco. El sexto fue más de lo mismo: un Martínez yendo al frente y buscando el KO.

Parecía que la historia se terminaba la historia en el octavo round: Maravilla era una máquina de golpear, y Chávez Jr. de sangrar. Sin embargo, el mexicano aguantó hasta el final de ese asalto. Con su jab intacto y notable, el argentino mantuvo lejos a su rival. El noveno round también fue para el quilmeño. Era todo, absolutamente todo, de Maravilla. Fue dominador, y Chávez fue sometido como nunca. Siempre que intentó dañar a Martínez recibió golpes a una velocidad impresionante.

En el último asalto Chávez Jr. salió a quemar naves. Fue por todo en el cuerpo a cuerpo, y el mexicano lastimó. Fue un round emotivo, donde tiró al tiró a la lona a un visiblemente cansado Maravilla Martínez. Fueron los peores segundos del argentino en el combate. Los últimos 50 segundos fueron indescriptibles e inolvidables.

Y Maravilla fue, por decisión unánime de los jueces (117-110, 118-109 Y 118-109) el ganador de la pelea. Argentina tiene un nuevo campeón del mundo, y bien merecido lo tiene Martínez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *