¿Se puede ganar la lucha contra los casos de bullying en redes sociales?

Con el nacimiento y auge de las redes sociales, los problemas de la vida real saltaron a la vida virtual. El acoso escolar o bullying se convirtió en cyber-bullying. Y con él, el acoso pasó de una esfera determinada en el espacio-tiempo a llevarse a cabo durante las 24 horas del día. En ese momento, actores que actualmente veían este problema desde la distancia se convertían en el ojo del huracán. Si antes los profesores y compañeros de escuela los involucrados en solucionar estos problemas antes de llegar a un juzgado, hoy ese papel mediador le corresponde a las redes sociales.

instagram-banned-02

Casi desde el principio, Facebook ha mantenido una política muy estricta e intuitiva de bloqueo de cuentas (banneo). Tanto desde tu cuenta privada como desde tu perfil público puedes eliminar comentarios y bloquear usuarios. Igualmente, puedes denunciar ante la red social comentarios en foros públicos, imágenes e incluso spam. Esta evolución de Facebook se debe a que se ha ido convirtiendo paulatinamente en un espacio que da mucha cabida al contenido político, con todas las sensibilidades lo que eso conlleva.

Evidentemente, esta forma de operar hacía que un joven acosado por las redes tuviera la posibilidad de bloquear perfiles, denunciar… Manejar una serie de herramientas con la que solo salvaguardar su privacidad sino con la que controlar y evitar situaciones incómodas para el usuario. Aunque lo realmente interesante de todo esto pasa por que no llegues a leer este tipo de contenidos ofensivos.

instagram banned 01

Instagram, hasta ahora en lado opuesto

El perfil diametralmente opuesto a Facebook hasta hoy era Instagram. Si la red social de Mark Zuckerberg ha derivado hacia lo político, Instagram es el vergel de las celebridades del mundo. Un espacio teóricamente más blanco y limpio que Facebook.

Cierto que es que Instagram siempre ha puesto a disposición del usuario opciones como la de denunciar un discurso de odio (algo realmente ambiguo ergo ineficaz). Así como el flageo, por el que puedes denunciar el comentario para que sea supervisado por la organización. Sea como fuere, la interactuación de tu cuenta estaba fuera de tu control directo. Creándose de esta manera un espacio óptimo para el arraigo de los trolls. Hacerte una cuenta privada era la única situación intermedia con la que lidiar con este desagradable fenómeno.

Según recoge el Washington Post, la red social está desarrollando herramientas que pondrá a disposición del usuario tales como el bloqueo por palabras o deshabilitar los comentarios en publicaciones concretas. La mala noticia viene cuando, en principio, estas herramientas tan solo estarán disponibles para las cuentas de gran volumen. Es decir, para los famosos. Aunque han prometido de una paulatina implementación en el resto de cuentas.

A pesar de los intentos de esta red social de limpiar su imagen con respecto a los casos de cyber-bullying, sus medidas se están antojando demasiado cortas. Lo mismo sucede con Twitter, que en los últimos días se ha visto envuelta en una polémicas a colación con los miles de insultos racistas que recibió la actriz Leslie Jones tras el estreno de la película Cazafanstamas. Un episodio triste por el que se ha visto obligada a cerrar su cuenta de Twitter.

Un hecho que confirma que las redes sociales se mantienen un tanto tibias a la hora de gestionar el acoso a través de sus plataformas, mientras que temas como mostrar pezones son gestionadas de forma mucho más estricta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *