Samsung podría incluir pantallas curvas en casi todos sus modelos

Lo de las pantallas curvas es otra de esas fiebres que no ha hecho más que empezar. La hemos visto en los denominados modelos Edge y ahora también está presente en los Note. Sin ir más lejos, el Samsung Galaxy Note 7 incluye una pantalla curva que se dobla hacia los dos lados. Pero es que ahora hemos sabido que las intenciones de Samsung podrían ir un poco más allá. Según Dong-jin Koh, actual presidente de la compañía, Samsung estaría interesada en desterrar las pantallas planas para siempre, en favor de los paneles curvos, tanto en teléfonos de alta gama como en dispositivos más básicos.

samsung-edge

En una entrevista reciente, Koh dijo que Samsung está considerando la posibilidad de que la pantalla curva se convierta en una seña de identidad de los teléfonos inteligentes de la familia Galaxy S. De este modo, cuenta, la compañía podría proporcionar a los usuarios una experiencia diferente, con funciones especiales muy fáciles de usar que se encontrarían ubicadas en la parte de la pantalla curva.

Samsung Galaxy Note 7

Pero cuidado, solo estamos hablando de los miembros de la familia Galaxy S. En principio, quedarían descartados los que forman parte de las series A o J, aunque no hay que hacer aseveraciones al respecto sin ver qué productos presentará finalmente el fabricante. Hasta ahora, los Samsung Galaxy S6 y Samsung Galaxy S7 han contado con las variantes Samsung Galaxy S6 edge y Samsung Galaxy S7 edge. Parte de las características de los primeros se han exportado a los segundos, pero con una diferencia importante: los edge cuentan con bordes táctiles y totalmente operativos. El caso es que, con el paso de los meses, se ha demostrado que las variantes con pantalla curva han tenido más éxito. De ahí que Samsung quiera instalarla en todos los equipos de ahora en adelante. De hecho, el Samsung Galaxy Note 7 se ha lanzado con bordes curvos y sin ninguna indicación “Edge” en su nombre. Esto podría confirmar, en parte, las intenciones del fabricante a corto y medio plazo.

De este modo, parece que, según los expertos, el Samsung Galaxy Note 7 no sería más que un experimento para asegurarse de sacar a relucir un Samsung Galaxy S8 con pantalla curvada y prescindir definitivamente de un modelo complementario con la coletilla de Edge. Así, si el lanzamiento del Samsung Galaxy Note 7 sale tan bien como está previsto, Samsung tendría una razón de auténtico peso para centrarse en la modalidad Edge y abandonar las pantallas planas. No en vano, según un balance de ventas publicado por la propia Samsung, las ventas del Samsung Galaxy S7 Edge habrían superado claramente las de su hermano plano, el Samsung Galaxy S7.

Sobre el resto de equipos del catálogo de Samsung no se ha hecho mención alguna. De hecho, se espera que tanto los miembros de las series A y J, como los teléfonos de gama básica no estén dentro del saco y por lo tanto, sigan lanzándose al mercado con pantalla normales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *