Samsung Galaxy S8 vs Samsung Galaxy S7 Edge

En el momento en el que el Samsung Galaxy S8 se hace realidad, es el momento de hacer una comparación con su antecesor, el Samsung Galaxy S7 Edge. ¿Por qué con el modelo Edge y no el estándar? Principalmente porque el nuevo Galaxy S8 ya es equivalente a un Edge, con la pantalla curva. Además, en tamaño son más similares, y el Edge es más potente.

Vamos a ver cómo soporta el nuevo teléfono de Samsung su comparación en cada una de sus características con uno de los teléfonos estrella de 2016. Empecemos:

galaxy s8 s8 plus

Diseño y pantalla

En la parte de diseño es donde vamos a encontrar diferencias más palpables: el nuevo diseño del Samsung Galaxy S8 alcanza el 58% de ratio de pantalla, mientras que el Galaxy S7 Edge se quedó en un 76%. ¿Cuál ha sido la razón principal? La eliminación del botón delantero. Esto ha hecho que los bordes se recorten aún más.

La pantalla del Samsung Galaxy S8 es de 5,8 pulgadas, con resolución 1440 x 2960 píxeles, que es superior al Quad HD, y protección Corning Gorilla Glass 5. Incorpora, además, tecnología 3D Touch. El Galaxy S7 Edge, por su lado, se mantiene en Quad HD (1440 x 2560 píxeles) para sus 5,5 pulgadas con protección Corning Gorilla Glass 5. En ambos casos, la pantalla es curva por los lados.

galaxy s7 edge delante

En el Galaxy S8 encontramos una pantalla de 5,8 pulgadas, sí, pero sin embargo, no tenemos un terminal demasiado grande. Su grosor es de 8 mm, su altura de 148 mm, y su peso 155 gramos. Sorprendentemente, el Galaxy S7 Edge, con sus 5,5 pulgadas de pantalla, tenía más altura (150 mm) y pesaba más (157 gramos). Eso sí, el Samsung Galaxy S7 Edge es levemente fino, con 7,7 milímetros de grosor.

Rendimiento

La potencia nos interesa, y mucho, para poder comparar entre estos dos monstruos. El Samsung Galaxy S7 Edge venía equipado con un procesador Exynos 8890 de ocho núcleos a un máximo de 2,3 GHz y 4 GB de RAM. Además, contaba con 4 GB de memoria RAM.

Su sucesor repite procesador propio (al menos en Europa), pero sube de generación. En el Samsung Galaxy S8 encontraremos un chip Exynos 8895 también de ocho núcleos con un máximo de 2,3 GHz de frecuencia de reloj. La memoria RAM se mantiene, con 4 GB. Desde el punto de vista de hardware, no es una diferencia abismal.

En el almacenamiento sí vemos un salto importante: de los 32 GB que ofrecía el Galaxy S7 Edge pasamos a los 64 GB del Galaxy S8. En ambos casos, eso sí, es un almacenamiento ampliable vía tarjeta microSD.

Ficha comparativa

Samsung Galaxy S7 Edge Samsung Galaxy S8
Pantalla Super AMOLED  de 5,5″, resolución QHD 1440 x 2560 píxeles, 424 ppp Super AMOLED de 5,8″ resolución 1440 x 2960 píxeles, 570 ppp
Cámara principal 12 MP, apertura f/1,7, Flash LED 12 megapíxeles, apertura f/1.7, flash LED
Cámara para selfies 5 megapíxeles, apertura f/1.7 8 megapíxeles, apertura f/1.7, flash LED
Memoria interna 32 GB 64  GB
Ampliación microSD hasta 256 GB microSD hasta 256 GB
Procesador y memoria RAM Exynos 8890 (4 núcleos a 2,3 GHz y 4 núcleos a 1,6 GHz), 4 GB de RAM Exynos 8895 (ocho núcleos 4 a 2,3 GHz  y 4 a 1,7 GHz), 4 GB de memoria RAM
Batería 3.600 mAh, carga rápida, carga inalámbrica 3.000 mAh, carga rápida, carga inalámbrica
Sistema operativo Android 6.0 Marshmallow Android 7 Nougat
Conexiones Bluetooth 4.2, GPS, USB 2.0, NFC, Wi-Fi 4G, 802.11 a/b/g/n/ac Bluetooth 5.0, GPS, USB de tipo C, NFC, 4G, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac
SIM nanoSIM nanoSIM
Diseño Metal y cristal pantalla curva, Metal y cristal, 58% ratio de pantalla. Colores: negro, plata y morado
Dimensiones 150.9 x 72.6 x 7.7 mm (157 gramos) 148.9 x 68.1 x 8 mm  (155 gramos)
Funciones destacadas Lector de huellas dactilares, Dual Pixel, resistente al agua (IP68) Lector de huellas dactilares, escáner de iris, reconocimiento facial, Bixby, resistente al agua (IP68)
Fecha de lanzamiento Disponible 28 de abril 2017
Precio 600 euros (en abril de 2017) 810 euros (a partir de abril de 2017)

 

Sistema operativo

El Samsung Galaxy S8 viene con Android 7 Nougat de base. El Galaxy S7, por su parte, vino con Android 6.0 Marshmallow, pero hace poco se liberó su actualización a Android 7. Por ello, en materia de software habrá pocas cosas que como mínimo, no sean compatibles.

Sin embargo, hay un aspecto del software del Galaxy S8 que marca una diferencia grande con su antecesor. Se trata de Bixby, el asistente virtual. La inteligencia artificial de Samsung, con voz de mujer, se convierte en un intermediario entre el usuario y el teléfono.

A través de comandos de voz, al estilo de Google Assistant o Siri, podremos recibir información del tiempo o del tráfico, revisar el calendario o los mensajes recientes. Además, gracias a Samsung Connect,  podremos también controlar otros electrodomésticos inteligentes Samsung como la tele, el aire acondicionado o el frigorífico.

Cámara

La cámara trasera del Samsung Galaxy S7 Edge fue todo un éxito, gracias en parte a su sensor Dual Pixel de 12 megapíxeles. Además, una apertura de f/1.7 y la posibilidad de grabar vídeos en 4K hacían de ésta una cámara de bandera. La delantera, sin tener tanta resolución (5 megapíxeles), mantenía una apertura de f/1.7 y tenía HDR automático. Y muy buenos resultados.

camara galaxy s7 edge

Cuando comparamos esta cámara con la del Samsung Galaxy S8, no encontramos diferencias significativas. La cámara trasera al menos, se mantiene equivalente en hardware, a falta de saber si se han añadido nuevos modos a través del software. En la cámara delantera, sí hemos encontrado una mejoría. Los 5 megapíxeles se convierten en 8, mientras que la apertura se mantiene.

galaxy s7 edge

Autonomía y conexiones

La batería del Samsung Galaxy S7 Edge tenía 3.600 poderosos miliamperios de capacidad. Prometía aguantar hasta dos días de uso regular. Además, incluía tecnología de carga rápida y carga inalámbrica.

Con la llegada del Samsung Galaxy S8, nos encontramos con una batería sensiblemente inferior, equivalente a la que ofrece el Galaxy S7 en su modelo estándar. 3.000 miliamperios también con carga rápida y carga inalámbrica. Si el sistema está optimizado, no debería suponer ningún problema para el terminal.

En cuanto a conexiones, el principal cambio es el salto de un conector de carga USB 2.0 en el Galaxy S7 a un puerto USB tipo C en el Galaxy S8. La versión del Bluetooth también cambia, siendo 5.0 en el Galaxy S8 y 4.2 en el Galaxy S7 Edge. En el resto de características, no hay demasiada diferencia: NFC, 4G, GPS y Wi-Fi.

galaxy s8 iris

Seguridad

Samsung Galaxy S7 izda y Galaxy S8 derecha

El lector de huellas del Samsung Galaxy S8 ha sido uno de sus elementos más comentados, especialmente desde que se filtraron las primeras fotos. A falta de saber si es más o menos cómodo que el del Samsung Galaxy S7 Edge, lo que sabemos es que ambos dispositivos cuentan con esa tecnología.

Pero la cuenta termina ahí. El Samsung Galaxy S8 ha incluido dos nuevas tecnologías de identificación que no se encontraban en el anterior terminal. Hablamos del escáner de iris y el sistema de reconocimiento facial. Ambos se ubican en la parte delantera y sirven para dar un extra de protección al usuario. Con estos sistemas, el robo de datos se convierte en tarea difícil.

samsung galaxy s7 edge

Resumen

Tras haber puesto a estos dos dispositivos cara a cara, hemos encontrado bastantes diferencias, pero hay algunos elementos en lo que no se distancian tanto entre sí. Veámoslas.

Empecemos por las dimensiones del teléfono. Ambos terminales tienen un tamaño muy parecido, sin embargo, el Samsung Galaxy S8 araña en el mismo espacio 0,3 pulgadas más de pantalla, y marca la diferencia. Además, su resolución mejora e incluye 3D Touch.

A falta de hacer una prueba, la potencia parece bastante similar, aunque sea dos procesadores de generaciones distintas. En el almacenamiento sí que vemos un salto de calidad.  Y es que 64 GB dan para mucho, y los 32 GB se quedan en nada en comparación.

En materia de software, Bixby es la gran diferencia. El asistente de Samsung le da un valor añadido al Galaxy S8 que el Samsung Galaxy S7 Edge no tiene. Lo más parecido que podría tener a una inteligencia artificial sería Google Now, y tendría que descargarlo el usuario.

galaxy s8

En la cámara trasera no parece haber ningún cambio drástico. Es sin embargo en la cámara delantera donde vemos una leve mejoría, que además el público demandaba. Sin embargo, el equipo fotográfico no es la mayor novedad del Samsung Galaxy S8.

La autonomía tampoco destaca especialmente. Casi se diría que se va para atrás, al perderse 600 mAh de capacidad en la batería del S7 Edge al S8. Ese sería el punto más polémico en la comparación de estos dos smartphones.

Como elemento añadido, habría que hablar del precio. El Samsung Galaxy S8 saldrá a la venta por 800 euros a finales de abril, mientras que el Galaxy S7 se encuentra ahora en unos 600 euros.

galaxy s8 y plus

Conclusión

No es ninguna sorpresa decir que el Galaxy S8 es superior al Galaxy S7 Edge. Era predecible. Sin embargo, sí que hay que dejar claro que el Galaxy S7 Edge se mantiene con mucha dignidad, un año después, como un gran móvil.

La compra del Galaxy S8 está muy recomendada, pero también la del Galaxy S7 Edge. El primero es una continuación necesaria del segundo, y en cualquier caso, son dos terminales excelentes.

Lo que está claro es que Samsung no ha querido romper radicalmente con su tradición ni su estilo, aunque se ha modernizado y se ha adaptado al cambio de los tiempos. Ha mejorado lo mejorable, y se ha quedado lo que ya de por sí estaba muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *