Samsung Galaxy S8+ vs iPhone 7 Plus: Análisis

El mejor móvil de Samsung hasta la fecha, el Samsung Galaxy S8+, frente al más reciente de los móviles de Apple, el iPhone 7 Plus. En esta comparativa vamos a analizar a fondo las diferencias que realmente existen entre los que ahora mismo están considerados como dos de los mejores teléfonos del mercado: ¿qué pantalla se ve mejor? ¿Cuál de los dos hace mejores fotos? Y en batería, ¿cuál de los dos es el vencedor? Esas y muchas, muchas más cuestiones que a nosotros también se nos han pasado por la mente.

Lo que os traemos en esta ocasión es un enfrentamiento de altos vuelos: el Samsung Galaxy S8+ contra el iPhone 7 Plus. Dado que ya hemos tenido la oportunidad de probar a fondo ambos móviles (en su día publicamos la prueba del iPhone 7 Plus, y recientemente habréis podido leer el análisis del S8+), ¿por qué no aprovechar la ocasión para poner cara a cara a los dos terminales de los que ahora mismo todo el mundo está hablando? Enfrentamos al Galaxy S8+ frente al iPhone 7 Plus.

Diseño: el pasado frente al futuro

Comparativa entre el S8 Plus y el iPhone 7 Plus

El diseño del iPhone 7 Plus ya forma parte del pasado. Samsung, siguiendo los pasos de LG, ha apostado por el que sin duda será el diseño que incorporarán buena parte de móviles (al menos de alta gama) que salgan al mercado de aquí a los próximos meses. Podrá gustarnos más o menos el diseño del Samsung Galaxy S8+, especialmente ahora que Samsung ya no ofrece una versión con pantalla plana de su buque insignia, pero lo que está claro es que las pantallas que ocupan de esquina a esquina han venido para quedarse.

Cuando pruebas el Galaxy S8+ de Samsung, desde el minuto uno te quedas con la sensación de que cualquier móvil que tenga marcos en la pantalla ya está obsoleto o que, como mínimo, tiene un diseño que pertenece más al año 2016 que al 2017. Para ser justos, tenemos que empezar dejando muy claro que el iPhone 7 Plus es precisamente un teléfono con un diseño del año pasado: salió al mercado en septiembre del 2016, y en cualquier comparativa parte con la clara desventaja de llevar mucho más tiempo en el mercado que los nuevos S8 de Samsung.

El Samsung Galaxy S8+ es un móvil de este año, y eso se nota si se compara con el teléfono de Apple

Pero no dejemos que el factor del tiempo se interponga en nuestra comparativa entre el iPhone y el Galaxy S8+. Si ponemos frente a frente ambos móviles, lo primero que veremos es que el móvil de Samsung tiene una longitud a primera vista idéntica a la del iPhone 7 Plus. Las dimensiones oficiales de ambos terminales nos confirman que los dos móviles están muy parejos en lo que a longitud se refiere, pero no hay que olvidar que uno es de 6,2 pulgadas, y el otro, de 5,5″.

Samsung Galaxy S8+ iPhone 7 Plus
Longitud 159,5 mm 158,2 mm
Ancho 73,4 mm 77,9 mm
Grosor y peso 8,1 mm, 173 gramos 7,3 mm, 188 gramos
Pantalla 6,2″ 5,5″

En pocas palabras, el Samsung Galaxy S8+ es mucho más estrecho y algo más alargado de lo que lo sería un móvil de más de seis pulgadas con el formato de pantalla convencional (véase el Sony Xperia XA1 Ultra o el Galaxy A9 Pro, por ejemplo). El S8+ no tiene un formato de pantalla convencional, ya que su panel tiene un formato de 18,5:9, frente al formato de 16:9 que venían incorporando hasta ahora las pantallas de los móviles. Eso es lo que explica que el teléfono de Samsung pueda tener tanta pantalla en tan poco tamaño.

El S8+ sobre el iPhone

Si miramos ambos móviles desde el lateral derecho, veremos que en el de Samsung tan solamente tenemos el botón físico de Encendido, mientras que en el iPhone podemos ver tanto el botón de Encendido como la bandeja de la SIM. Para encontrar la bandeja de la SIM en el Galaxy S8+ tenemos que mirar en la parte superior del teléfono, donde encontramos la bandeja que a su vez nos permite insertar una tarjeta microSD.

Repasemos primero las diferencias de diseño entre el iPhone y el móvil de Samsung

En el lateral izquierdo, tanto el Samsung Galaxy S8+ como el iPhone 7 Plus presentan la peculiaridad de que incorporan un botón físico exclusivo que prácticamente ningún otro competidor del mercado tiene. En el caso del móvil de Apple se trata del botón físico de Silencio, todo un rara avis en el mercado a excepción del OnePlus 3T, mientras que en los nuevos S8 tenemos el botón físico de Bixby.

iPhone 7 Plus vs Samsung Galaxy S8+

Para terminar el repaso del diseño, no podemos olvidar mencionar también otra de las claras diferencias entre el S8+ y el iPhone 7 Plus: la salida de auriculares. El de Samsung complementa el puerto USB de Tipo-C con una salida minijack de 3,5 milímetros, mientras que el iPhone tan solamente tiene un conector Lightning que, a su vez, hace la función de salida de audio. Así que uno permite escuchar música mientras se está cargando la batería, y el otro, no.

Detalle de la parte inferior

¿Y qué tal se sienten ambos móviles en la mano? Los dos son muy ligeros para las dimensiones que alcanzan (173 gramos el Samsung y 188 gramos el de Apple), y en términos de comodidad personalmente no he notado ninguna diferencia entre ambos al sujetarlos con una sola mano. Lo que sí es cierto es que en el iPhone es más fácil llegar con el dedo hasta casi-casi la esquina contraria de la pantalla, mientras que en el S8+ el manejo con una sola mano es impensable.

Galaxy S8+ iPhone 7 Plus
Tamaño de pantalla 6,2″ 5,5″
Distancia de esquina a esquina (de la pantalla) +- 16 cm +- 14 cm
Ancho (de la pantalla) +- 7 cm +- 7,1 cm
Altura (de la pantalla) +- 14,3 cm +- 12,4 cm

Tal y como ya estaréis viendo en las imágenes, el iPhone que hemos utilizado para esta comparativa es el iPhone 7 Plus RED, que es una edición de color rojo (con el frontal en color blanco) que Apple ya distribuye en España al mismo precio que cualquier otro color (1.019 euros por 128 GB). Elegir entre este iPhone y el Samsung Galaxy S8+ solamente por el diseño es una cuestión muy personal, y por ello no nos vamos a aventurar a entrar en discutir cuál es más bonito o cuál luce un diseño más premium. Eso lo tenéis que valorar vosotros.

Valorar el diseño de dos móviles de tan alta gama como éstos es una cuestión muy personal

Pero más allá de los marcos de la pantalla, la posición de los botones físicos o el peso de ambos móviles, lo que desde luego genera el mayor debate en cualquier comparativa entre el iPhone y el Samsung Galaxy S8+ es la posición del lector de huellas. Y no nos andaremos con rodeos: es mucho más cómodo el lector de huellas del iPhone que el del nuevo móvil de Samsung, se mire como se mire.

5 cosas que el Samsung Galaxy S8+ puede hacer… y el iPhone 7 Plus no

En mi caso llevo semanas utilizando el Samsung Galaxy S8+ a diario, y por más que pasa el tiempo no consigo acostumbrarme al cien por cien al lector de huellas. Estoy utilizando el teléfono con la funda oficial de Alcántara (cuesta 31 euros), y me he dado cuenta de que el problema no es tanto la posición del lector de huellas, sino su tamaño: es simplemente demasiado estrecho, y en el día a día, cuando utilizas una funda, hay que andar “acariciando” el lector con el dedo para encajarlo en la posición indicada. Eso, con el iPhone, no pasa.

En la posición del lector de huellas no hay discusión posible: el vencedor es el iPhone 7 Plus

De cara a los usuarios que vengan de un iPhone 6 o un iPhone 6s, también es interesante señalar que lo que trae el iPhone 7 Plus no es un botón físico, sino un Touch ID integrado en forma de una superficie táctil. Cuando pulsas el botón de Inicio de este iPhone, en realidad estás apoyando el dedo sobre un botón inamovible; lo que te transmite la sensación de que estás pulsando un botón físico es el motor de vibración que el móvil incorpora precisamente debajo de esta superficie táctil.

Samsung ha querido emular un botón de Inicio similar, y ha integrado el botón principal dentro de la propia pantalla. El funcionamiento es muy similar: aprietas el dedo sobre el botón virtual de la pantalla, y mientras la pantalla se enciende al mismo tiempo sientes una pequeña vibración que emula el funcionamiento de un botón físico. La mala noticia es que la tecnología necesaria para integrar el lector de huellas dentro de la pantalla no llegó a tiempo, y ese es el motivo por el que el lector ha ido a parar a la parte trasera del teléfono.

Las diferencias entre los botones de Inicio del iPhone y del Samsung Galaxy

En el otro lado de la balanza, el S8+ puede presumir de tener muchos más métodos de desbloqueo que el iPhone: además del lector de huellas, tenemos tanto la opción del reconocimiento facial como el escáner de iris, todo ello acompañado de Smart Lock, que es una funcionalidad del propio sistema operativo Android que nos permite desactivar estos métodos seguros de desbloqueo cuando -por ejemplo- llegamos a casa o entramos en el coche.

En cualquier caso, ya es suficiente de hablar de diseño. Sigamos con nuestra comparativa entre los dos mejores móviles del año, y pasemos ahora al apartado de “Pantalla“, para ver hasta qué punto puede plantar cara una pantalla IPS LCD a una Super AMOLED.

Pantalla: la mejor Super AMOLED vs la mejor IPS LCD

La mejor pantalla Super AMOLED frente a la mejor pantalla IPS LCD
Galaxy S8+ Moto G5 Plus
Tamaño 6,2″ 5,5″
Resolución Quad HD+ (2.960 x 1.440 píxeles) Full HD (1.920 x 1.080 píxeles)
PPI (Densidad de Píxeles por Pulgada) 529 ppi 401 ppi
Tipo de panel Super AMOLED IPS LCD

Las pantallas de estos dos móviles no podrían ser más diferentes: un panel Super AMOLED (en el S8+) frente a un panel IPS LCD (en el iPhone 7 Plus); resolución Quad HD+ frente a resolución Full HD; formato de 18,5:9 frente a otro de 16:9… en resumen, dos tecnologías diferentes llevadas a dos extremos diferentes. Dejando a un lado la calidad de imagen, la cual en ambos casos os podemos asegurar que exprime al máximo todo lo que pueden dar de sí respectivamente las tecnologías de Super AMOLED e IPS LCD, centrémonos mejor en las peculiaridades de la pantalla del S8+.

La pantalla del Samsung Galaxy S8+ corta el vídeo por los dos lados

Tal y como salta a la vista, la pantalla del Galaxy S8+ no tiene el mismo diseño que la del iPhone: no solamente es más alargada y más estrecha en el móvil de Samsung, sino que además de eso también tiene las esquinas redondeadas. A la hora de consumir contenidos, la consecuencia de este formato es evidente: los vídeos que podamos reproducir desde -por ejemplo- YouTube en el S8+ aparecen cortados por una franja negra a los dos lados, mientras que en el iPhone 7 Plus ocupan todo el ancho y el alto de la pantalla.

Comparativa de calidad de imagen en el S8+ y el iPhone 7 Plus

Por suerte, Samsung ha añadido a su interfaz un botón que permite reproducir los vídeos ocupando toda la pantalla del S8+. Dicho botón siempre aparece en la esquina inferior derecha cuando vamos a reproducir un vídeo a pantalla completa (al menos sí aparece en los vídeos de aplicaciones como YouTube), y si lo pulsamos veremos que el vídeo pasa a reproducirse automáticamente ocupando el cien por cien de la pantalla. A cambio, claro está, se recorta parte de la imagen tanto por arriba como por abajo.

En la práctica, las dos pantallas se ven excepcionalmente bien; en la teoría, las dos cubren el cien por cien del espacio de color DCI-P3, aunque en términos absolutos la de Samsung incorpora una tecnología algo mejor, ya que cuenta con el estándar HDR del que tanto presumen los televisores 4K cada vez que se lanza algún nuevo modelo al mercado. La mala noticia es que a día de hoy todavía hay pocos contenidos preparados para este formato en los móviles, y aplicaciones como Netflix limitan esta característica tan solamente al LG G6.

Eso sí, cuidado: por defecto, la resolución de pantalla que trae el Galaxy S8+ de Samsung no es Quad HD+, sino Full HD+. Ha de ser el usuario el que entre manualmente en la aplicación de Ajustes, pulse sobre el apartado de “Pantalla”, acceda a “Resolución de pantalla” y, ahora sí, active la resolución máxima (Quad HD+, 2.960 x 1.440 píxeles). En el iPhone, la resolución con la que se anuncia el teléfono es exactamente la que trae activada de fábrica.

Para terminar el repaso al apartado de “Pantalla“, solamente nos queda mencionar que la tecnología que protege las pantallas de ambos móviles frente a los golpes y los arañazos es la de Corning Gorilla Glass 5. Ahora sí, entremos en el terreno más esperado de la comparativa entre el S8+ y el iPhone de Apple: la cámara.

Cámara: a la hora de la verdad, ¿sirve de algo la cámara dual?

Comparativa entre la cámara del nuevo Galaxy S8+ y el iPhone 7 Plus

Samsung no quiso arriesgarse con la cámara de sus nuevos Galaxy S8, y en lugar de entrar en terreno desconocido con una cámara dual -cosa que se ha reservado para el Note 8- decidió simplemente mejorar con pequeñas pinceladas la cámara que ya incorporaba el S7 Edge. En nuestra prueba de la cámara del Galaxy S8+ ya comentamos que habíamos quedado encantados con esta cámara, pero una cosa es probar a fondo la cámara de un móvil y otra es compararla en detalle frente a la cámara de otro teléfono. Y hacer una comparativa entre las cámaras del S8+ y del iPhone 7 Plus equivale a encontrarse con muchas, muchas diferencias.

Pero primero hagamos las presentaciones. La cámara del Galaxy S8+ incorpora un único sensor de 12 megapíxeles (con tecnología Dual Pixel), mientras que la del iPhone 7 Plus tiene un sensor dual de 12 megapíxeles. Entre sus múltiples diferencias, lo más destacable es el zoom, que en el móvil de Apple es un zoom óptico de dos aumentos, mientras que en el móvil de Samsung tan solamente encontramos un zoom digital de hasta ocho aumentos.

Cámara del S8+ Cámara del iPhone 7 Plus
Megapíxeles 12 megapíxeles (con Dual Pixel) 12 + 12 megapíxeles
Relación focal f/1.7 f/1.8 + f/2.8
Zoom Hasta x8 aumentos Hasta x2 aumentos en zoom óptico

Hasta x10 aumentos en total

Grabación de vídeo Hasta 4K Hasta 4K

Empecemos por las fotografías del día a día. Partimos de la base de que tanto el Samsung Galaxy S8+ como el iPhone 7 Plus son capaces de hacer fotografías con la calidad más alta del mercado, y ninguno de los dos decepciona cuando de salir a la calle a disparar fotos se refiere. Pero a poco que hagamos una misma fotografía primero con la cámara del S8+ y después con la del iPhone, podemos ver que hay un mundo de diferencia entre los dos resultados. Y es una diferencia que en ocasiones beneficia al Samsung, y en otras, al iPhone.

Tras comparar las fotografías, la conclusión a la que llegamos es que la cámara del Samsung Galaxy S8+ tiende a marcar un contraste mucho más fuerte en las fotografías, mientras que la cámara del iPhone 7 Plus posee un Modo HDR automático algo menos agresivo y, visto en comparativa, acostumbra a reflejar unas tonalidades ligeramente más amarillentas. Pero ojo, porque no es una diferencia con la que podamos decir que una cámara es peor que la otra, ya que se trata de un detalle que en algunas escenas beneficia a Samsung, y en otras, a Apple.

¿En qué escenas beneficia esta peculiar diferencia al Samsung Galaxy S8+? En las fotografías macro (objetos a poca distancia). Dado que la cámara aplica un contraste mucho más fuerte sobre los objetos, las fotografías quedan mucho más vistosas, y a poco que se trate de una escena con un escenario mínimamente colorido los resultados son inigualables por la cámara del iPhone, que resulta ser mucho más conservadora en este apartado.

A la hora de hacer estas fotografías de flores, la cámara del Samsung Galaxy S8+ demuestra la superioridad de su autoenfoque respecto al iPhone 7 Plus: la cámara de Samsung no solamente es capaz de enfocar automáticamente objetos a muy poca distancia, sino que además mantiene ese enfoque incluso aunque movamos ligeramente la mano; la del iPhone, en cambio, tiende a perder con mucha más facilidad el punto de enfoque, y obliga a corregirlo a mano cada poco rato.

En lo que se refiere a la calidad de las fotografías, se puede apreciar que la cámara del Galaxy S8+ ofrece unos colores mucho más vivos, y el exceso de contraste del que nos podamos quejar en las fotografías de paisajes se ve compensado por la mayor definición en la imagen que tienen los objetos. Por otra parte, la realidad es que la diferencia entre las aperturas de estas dos cámaras (recordemos, f/1.7 en el Galaxy S8+, y f/1.8 en el iPhone 7 Plus) no llega a apreciarse en las fotografías del día a día. Durante la noche, la diferencia tampoco es escandalosa.

¿Y en qué escenas sale mejor parada la cámara del iPhone 7 Plus? En las fotografías de paisajes. En estas escenas, la cámara de Samsung en ocasiones se pasa de frenada al aplicar el Modo HDR a la escena, y acaba dando vida a unas fotografías excesivamente coloridas que transmiten la sensación de ser mucho más artificiales que las del iPhone. Las fotografías de paisajes del Galaxy lucen muy bien en la primera impresión, pero a poco que las comparemos veremos que no reflejan los colores naturales de la escena.

Por supuesto, estamos hablando de unas valoraciones muy subjetivas, y en absoluto os debería extrañar que en alguna fotografía os parezca que la calidad de la imagen es mejor no en el móvil que a nosotros nos ha parecido superior, sino en el otro. Por ello, para que podáis emitir vuestra propia valoración a continuación os dejamos dos galerías con exactamente las mismas escenas tomadas con estas dos cámaras, una galería para el Samsung Galaxy S8+ y otra para el iPhone 7 Plus. Pero aquí no termina nuestra comparativa de la cámara.

Lo que hace tan especial esta comparativa es que estamos enfrentando un móvil con un único sensor en su cámara frente a un teléfono con cámara dual. Y en este apartado sí hay diferencias importantes: Samsung ha hecho un buen trabajo simulando por software el Modo Bokeh en sus nuevos S8, y ya hemos visto que los surcoreanos no tienen nada que envidiar a Apple cuando se trata de fotografíar objetos desde cerca, pero lo que el iPhone consigue al hacer fotografías de personas con Modo Retrato está a otro nivel.

Y está a otro nivel por un motivo muy sencillo: si antes os decíamos que el iPhone tiende más hacia las tonalidades cálidas en las fotografías, y que eso supone una ventaja en ciertas situaciones así como también una desventaja en otras, las fotografías de personas son el mejor ejemplo de una situación en la que esta característica es una ventaja. Precisamente gracias a estas tonalidades cálidas, el iPhone 7 Plus consigue reflejar una piel mucho más suave, con un color más natural frente al extraño tono que genera en estas fotografías el móvil de Samsung.

Por otra parte, gracias a la doble cámara del iPhone 7 Plus Apple puede presumir también de un zoom óptico de dos aumentos frente al que Samsung tan solamente puede competir con un zoom digital de hasta ocho aumentos. En este apartado poca discusión puede haber: el vencedor es el iPhone, ya que tal y como es de esperar consigue más nitidez cuando queremos hacer una fotografía en detalle de algún objeto que se encuentra más lejos.

Eso sí, hace tiempo que quedó demostrado que lo del iPhone 7 Plus no es un zoom óptico propiamente dicho, o al menos no lo es siempre: para empezar, cuando pulsamos el botón de zoom “x2” del iPhone, en realidad lo que estamos haciendo es poner en marcha el segundo sensor de la cámara (el de 56 mm, lo que Apple denomina como “telefoto”, frente a los 28 mm del sensor principal). Pero a poco que queramos hacer más (o menos) aumento en la imagen, lo que entra en funcionamiento es el zoom digital de toda la vida.

Para no extendernos más en el apartado de la cámara, terminemos hablando de la grabación de vídeo: tanto el Galaxy S8+ como el iPhone 7 Plus alcanzan la grabación de vídeo 4K, y los dos tienen la capacidad de grabar vídeos a cámara lenta, con 240 fotogramas por segundo en resolución HD (1.280 x 720 píxeles). En la parte frontal, el móvil de Apple cuenta con un sensor de siete megapíxeles, frente al sensor de ocho megapíxeles de Samsung.

Foto selfie con el iPhone 7 Plus
Foto selfie con el S8+

Rendimiento: un Exynos 8890 de ocho núcleos frente a un cuatro núcleos

Ahora comparamos el rendimiento del S8+ frente al iPhone 7 Plus

Desde el punto de vista teórico, el Samsung Galaxy S8+ parece infinitamente más potente que el móvil de Apple. Un procesador de ocho núcleos frente a otro de cuatro, una más que reputada gráfica Mali-G71 MP20 frente a un procesador gráfico PowerVR, 4 GB de RAM frente a 3 GB… pero ya sabemos que el iPhone no es más potente no porque sea de una gama inferior, sino simplemente porque no lo necesita. Es la ventaja de que tenga su propio sistema operativo.

Galaxy S8+ iPhone 7 Plus
Procesador Exynos 8895

(8 núcleos, hasta 2,3 GHz)

Apple A10

(4 núcleos, hasta 2,34 GHz)

Procesador gráfico Mali-G71 MP20 PowerVR Series7XT Plus
RAM 4 GB 3 GB
Almacenamiento 64 GB (ampliable) 32/128/256 GB (no ampliable)

En la práctica, ambos móviles funcionan de forma completamente fluida. Podríamos discutir largo y tendido acerca de si la interfaz del iPhone es unas décimas de segundo más rápida que la del móvil de Samsung, pero sería entrar en un debate en el que, a no ser que comparemos ambos teléfonos con lupa, la diferencia de potencia para el usuario final es nula.

La forma más sencilla de comprobarlo es abrir un juego. Si probamos a ejecutar el juego de Bullet Force tanto en el Samsung Galaxy S8+ como en el iPhone 7 Plus, veremos que en ambos terminales los gráficos se mueven con absoluta soltura, y ni siquiera en los momentos de mayor carga para el procesador (muchas explosiones, disparos, varios personajes moviéndose en la escena…) se llega a notar caídas en la fluidez.

Los juegos funcionan igual de fluidos tanto en el móvil de Samsung como en el móvil de Apple

Por supuesto, no vamos a negar que a todos nos gustan los números. Pese a que las impresiones que podamos transmitir acerca de la fluidez en los juegos son muy relativas, lo que no admite ninguna discusión son los resultados de los benchmarks. Efectivamente, las pruebas de rendimiento dicen que el iPhone es más potente. Para ser exactos, el iPhone 7 Plus se posiciona ahora mismo como el móvil más potente del mundo, seguido en el segundo puesto por los nuevos Samsung Galaxy S8.

Para cerrar este apartado, no olvidemos que el móvil de los surcoreanos es el único que permite ampliar los 64 GB de su capacidad de almacenamiento interno a través de una tarjeta microSD de hasta 256 GB de capacidad; en el móvil de Apple, más nos vale que acertemos en nuestra decisión al elegir entre las tres versiones de 32, 128 y 256 GB de memoria interna, ya que en principio no existe la posibilidad de ampliar la memoria con una tarjeta externa (aunque sí tenemos a nuestra disposición una más que decente integración de iCloud).

Batería: un mundo de diferencia en los tiempos de carga

Samsung Galaxy S8+ vs iPhone 7 Plus: hablemos ahora de la batería

De nuevo, tal y como ocurre en muchos otros apartados de esta comparativa, el Samsung Galaxy S8+ parece estar a un mundo de distancia del iPhone 7 Plus. En el dispositivo de los surcoreanos nos encontramos con una batería de 3.500 mAh de capacidad, mientras que en el móvil de los de Cupertino tenemos 2.900 mAh de batería. 600 mAh de diferencia es un dato significativo, pero… ¿llega a notarse en el día a día?

Lo cierto es que no. Los dos móviles llegan hasta el final del día si no somos excesivamente exigentes en el rendimiento, aunque a poco que empecemos a ejecutar tareas exigentes (juegos, vídeos con la máxima resolución, otros contenidos multimedia…) veremos que la autonomía se resiente. Personalmente he probado más a fondo la batería del S8+ que la del iPhone 7 Plus, y con el teléfono de Samsung puedo confirmar que rara vez he llegado al final del día sin tener todavía más de un 20 o un 25% de batería restante.

En lo que sí hay un mundo de diferencia es en los tiempos de carga. De hecho, es una diferencia abismal: el iPhone tarda prácticamente el doble de tiempo en cargar del 0 al 100% que el Samsung Galaxy, y estamos hablando de un tiempo de espera cercano a las tres horas para una carga completa que, en el S8+, viene a rondar la hora y media. Y eso por no hablar de la carga rápida de Samsung, que con 15, 20 o 25 minutos de carga nos permite tener un 20, un 25 o incluso un 30% de autonomía.

Batería: Galaxy S8+ (empieza con el 0%) iPhone 7 Plus (0%)
Tras 20 minutos 27% 16%
Tras 50 minutos 64% 36%
Tras 1 hora y 15 minutos 93% 55%
¿Al 100%? 1 hora y +30 minutos Alrededor de tres horas

En el S8+, la batería se carga a través del puerto USB de Tipo-C, mientras que en el iPhone para ello debemos utilizar el único puerto físico que tiene el teléfono: el puerto Lightning, que hace a su vez la función de puerto de auriculares. Samsung, además, incluye en la caja del teléfono dos adaptadores: uno de microUSB a USB de Tipo-C (para cargar la batería con cualquier cargador que tengamos por casa), y otro a la inversa; Apple, por su parte, incluye un adaptador para conectar auriculares convencionales (con conector minijack) al puerto Lightning de su terminal.

Dado que Apple no parece dispuesta a introducir la carga inalámbrica hasta por lo menos la llegada del nuevo iPhone 8, el S8+ de Samsung es el único que, además de la carga por cable, dispone también de tecnología de carga inalámbrica. Podemos cargar el teléfono sin necesidad de cables utilizando la base de carga oficial de Samsung (cuesta unos 26 euros), así como también lo podemos cargar en las bases de carga inalámbrica que cada vez más coches incorporan en su interior.

Bixby vs Siri

Detalle de las esquinas de las pantallas

Bixby se las prometía como un asistente inteligente dispuesto a desbancar a Google, Siri y Cortana, pero finalmente no ha llegado con todas las funciones con las que se dio a conocer en un principio. Los comandos de voz no están disponibles en Bixby, lo que quiere decir que no podremos controlar ninguna función del teléfono a través de la voz, cosa que sí se puede hacer perfectamente a través del asistente Siri del iPhone de Apple. Dado que Samsung sustituye por defecto el asistente Google Now por Bixby, el claro vencedor en este apartado es el teléfono de Apple.

Desde Siri podemos preguntar por la información del tiempo, llamar a alguien sin necesidad de tocar la pantalla o buscar información en Google con una orden de voz; con Bixby, lo que podemos hacer se limita tan solamente a las funciones que requieren nuestra interacción con los dedos. Es cierto que el asistente de Samsung promete ser mucho más inteligente que el de Apple, pero hasta que no esté disponible al cien por cien en español la balanza se inclina claramente hacia los de Cupertino.

Conectividad y sonido

El S8+ tiene unas conectividades más recientes: Bluetooth 5.0 o el 4G LTE más rápido, por ejemplo

Si por algo queda evidente el hecho de que el Samsung Galaxy S8+ es un móvil mucho más reciente que el iPhone 7 Plus, eso es en las conectividades inalámbricas. El móvil de Samsung gana al iPhone en todas las características de este apartado: tiene un Bluetooth más reciente (lo que ofrece, además de mayores velocidades de transferencia, la opción de conectar dos auriculares o altavoces inalámbricos a la vez), un 4G LTE mucho más rápido y un NFC que, desde luego, tiene muchas más funciones que en el móvil de Apple (el cual está limitado a Apple Pay).

Galaxy S8+ iPhone 7 Plus
WiFi WiFi 802.11 a/b/g/n/ac WiFi 802.11 a/b/g/n/ac
Bluetooth Bluetooth 5.0 Bluetooth 4.2
NFC Sí (limitado a Apple Pay)
4G LTE Sí, de Categoría 16 (1.024/150 Mbps) Sí, de Categoría 9 (450/50 Mbps)

Pero si hablamos de sonido, la balanza se pone a favor del iPhone: el Galaxy S8+ ofrece una buena calidad de sonido a través de su altavoz, pero no puede competir contra la experiencia inmersiva que consigue el iPhone 7 Plus al utilizar también el altavoz frontal (sí, el de las llamadas) para reproducir el sonido de las películas o las canciones. En cualquier caso, hablamos de un apartado muy disputado: es difícil decir cuál de los dos móviles reproduce un sonido más limpio, y lo único que podemos sentenciar es que ambos superan el notable alto en la calidad del sonido.

Los auriculares AKG que incluye Samsung

Samsung, por su parte, puede presumir de incorporar en la caja del teléfono unos auriculares de AKG valorados en 99 euros (frente a los 35€ que cuestan los EarPods de Apple). La realidad es que ambos auriculares se escuchan bien, y en la práctica lo que realmente diferencia uno del otro es su diseño: los de Samsung son in-ear, por lo que hay que insertarlos por completo dentro del oído, mientras que los de Apple pertenecen a la categoría de los auriculares de botón.

Conclusiones

Conclusiones tras la comparativa entre el Galaxy S8 Plus y el iPhone 7 Plus

Llegamos al final de esta comparativa con una idea muy clara: si te vas a comprar un móvil de gama alta, ahora mismo tanto el iPhone 7 Plus como el Samsung Galaxy S8+ son dos de las alternativas más completas que encontrarás a la hora de desembolsar, eso sí, más de 600 euros en un teléfono. El iPhone 7 Plus más barato se puede comprar por unos 765 euros, frente a los 845 euros que cuesta el S8+.

Quizás has llegado hasta este punto creyendo que te encontrarías una afirmación tajante acerca de si uno u otro es mejor, y si es así sentimos decepcionarte, pero decir que “el Samsung es mejor” o que “el iPhone es mejor” sería reducir la comparativa a una frase que no haría justicia a las virtudes de ninguno de nuestros dos protagonistas. No estamos enfrentando un móvil de 100 euros frente a uno de 700, sino que estamos hablando de los dos mejores terminales que el mercado de la telefonía móvil ha visto nacer.

El Galaxy S8+ de Samsung brilla con luz propia en características tales como el diseño, el cual una vez lo pruebas ya no quieres volver a ningún otro teléfono con marcos encima de la pantalla; la pantalla, que con el panel Super AMOLED da vida a una calidad de imagen simplemente espectacular, y además vamos a dar un voto de confianza al prometedor futuro del HDR; o la carga rápida, que por el simple hecho de no tardar tres horas en cargar la batería ya se merece una mención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *