Samsung Galaxy S7 vs iPhone 6s comparacion

Samsung Galaxy S7 e iPhone 6s. Samsung y Apple. Dos colosos enfrentados de las marcas que más brillan en el mundo de los teléfonos inteligentes. El nuevo Galaxy S7 llega pegando fuerte, con varias mejoras que amenazan con dejar atrás al iPhone 6s. Una cámara con dos sensores y enfoque prácticamente instantáneo, diseño sumergible, una excelente batería de 3.000 miliamperios, aplicaciones exclusivas…

Samsung-Galaxy-S7-vs-iPhone-6s

En frente, el diseño preciosista del iPhone 6s, su pantalla capaz de reconocer la presión o el completo ecosistema de apps de Apple. Dos propuestas que se acercan mucho en coste, con 720 euros de partida para el Samsung Galaxy S7 por 750 euros del iPhone 6s. Aquí te traemos una comparativa de sus principales características punto por punto.

Samsung Galaxy S7

Diseño

Hoy por hoy, tanto el Samsung Galaxy S7 como el iPhone 6s tienen dos de los diseños más cuidados del panorama. El iPhone se convirtió en una referencia desde su llegada al mercado y muchas marcas siguieron sus pasos. El propio Samsung Galaxy S tuvo muchos puntos en común con este modelo durante sus primeros años, pero en los últimos tiempos ha seguido su propio camino.

El iPhone apuesta por el uso de aluminio a lo largo de todo el cuerpo del smartphone, con opción de escoger hasta cuatro tonalidades diferentes. El uso de este material se ha convertido en casi una exigencia para los modelos de gama alta (y cada vez más gama media). Samsung también ha incorporado el uso de metal, pero sólo en los laterales. Tanto en la parte frontal como en la trasera se utiliza cristal resistente para darle un toque diferencial. Una de las novedades de su última generación es el uso de unos laterales biselados (redondeados) en la parte trasera del equipo, que facilitan el agarre del teléfono. Si nos fijamos en las cifras, los dos equipos están bastante parejos. El iPhone 6s es más fino (7,1 milímetros frente a 7,9 milímetros), pero también es más pesado si comparamos sus tamaños. Y es que su peso de 143 gramos se combina con una pantalla de 4,7 pulgadas, mientras que el Samsung Galaxy S7 llega hasta las 5,1 pulgadas y pesa 152 gramos.

El Samsung Galaxy S7 vuelve a incorporar una ranura para tarjetas MicroSD

También son dos modelos que incorporan un lector de huellas dactilares en su botón de inicio. Donde sí se diferencian estos modelos es en dos puntos en los que sale ganador Samsung. La compañía coreana ha decidido devolver la ranura para tarjetas microSD a su terminal estrella tras la desaparición del año pasado. Un añadido clave para poder ampliar el espacio disponible. Pero además, su diseño cuenta con certificación IP68. Eso significa que este teléfono podrá resistir sin problemas un chapuzón en el agua o el efecto de la lluvia. El iPhone 6s también lleva un refuerzo para evitar que se estropee con el agua, pero a un nivel inferior.

VEREDICTO: EMPATE

Samsung ha dado pasos de gigante en su diseño en los últimos años, y el Samsung Galaxy S7 supone todo un golpe de efecto con la vuelta de una ranura para tarjetas MicroSD o su diseño sumergible. Pero el iPhone sigue siendo el iPhone, con un diseño que atrae a millones de usuarios cada año. En este caso, nos hemos decantado por un empate.

iPhone 6s

Pantalla

Otro de los puntos claves dentro de un smartphone. La primera diferencia entre las dos pantallas la encontramos en su tamaño. La del Samsung Galaxy S7 tiene un tamaño superior, con 5,1 pulgadas, frente a las 4,7 pulgadas del iPhone 6s. El panel de Samsung utiliza la tecnología Super AMOLED, con la que se consigue unos colores muy vivos y unos niveles de contraste altos. Precisamente, uno de los puntos que ha querido destacar Apple de su pantalla es el alto contraste de 1.400:1, que servirá para que disfrutemos de unos negros más profundos.

En el apartado de la resolución no hay rival. El panel del Samsung Galaxy S7 alcanza una resolución Quad HD de 2.560 x 1.440 píxeles (576 puntos por pulgada), frente a la resolución de 1.334 x 750 píxeles (326 puntos por pulgada) de la pantalla del iPhone 6s. La compañía norteamericana la denomina “pantalla de retina” porque el ojo humano no es capaz de captar los píxeles a estas densidades, pero desde que se popularizó este término se han realizado varios estudios que ponen en tela de juicio la afirmación.

Lo que sí hay que destacar en el panel del iPhone 6s es su tecnología 3D Force Touch. Hasta el último momento se especuló que Samsung pudiera usar una tecnología similar, como por ejemplo ha hecho ZTE con su ZTE Axon Mini. Pero no ha sido el caso. La idea que esta detrás de este tipo de paneles es la de ser capaces de analizar el nivel de presión que se ejerce sobre el cristal. De este modo, se pueden realizar diferentes acciones según la fuerza que hagamos con el dedo. Sin duda, un concepto original que puede convertirse en una tendencia muy extendida en los próximos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *