Samsung Galaxy Note 7 podría haber dejado de producirse por las explosiones

Todo comenzó con un reportes de algunos usuarios, quejándose de que sus flamantes Samsung Galaxy S7 explotaron de forma repentina. Un poco más tarde, y ante la avalancha de quejas y explosiones, la firma coreana retiraba del mercado todos los dispositivos afectados para cambiarlos por uno nuevo y, en teoría, seguro. Hoy, debido a las explosiones de otros terminales que se consideraban seguros, Samsung se estaría planteando dejar de fabricar este polémico modelo.

samsung-medidas-galaxy-note7-3

Según hemos podido leer hoy en Xataka, la agencia de noticias coreana Yonhap informa de que Samsung estaría tanteando la posibilidad de dejar de producir estos terminales ante las numerosas dificultades que están teniendo y que tanto daño le están haciendo a la firma, e incluso parece que ya habría tomado la decisión y las plantas de producción habrían cesado su actividad.

Aún no contamos con ninguna confirmación oficial por parte de Samsung, pero según nos indica esta fuente, la filtración nace de uno de los proveedores de Samsung, que ya habría recibido la noticia del cese de producción. Además, ayer mismo informábamos de que la presentación del Samsung Galaxy S8 podría adelantarse ante los problemas derivados del Note7.

samsung-sustitucion-note7-2

También te puede interesar: ¿Por qué están explotando los Samsung Galaxy Note7?

Samsung baja los brazos

De confirmarse este rumor, podríamos decir que Samsung ha tomado la vía rápida y ha cortado el problema de raíz. Sin los Galaxy Note7 se acaban las explosiones, por lo que en cierto modo parece lo más lógico. Sin embargo, ¿no es Samsung lo suficientemente grande como para poder enfrentarse de lleno ante este problema?

Es cierto que el problema que provoca las explosiones está relacionado con las baterías que suministra una tercera empresa, pero ¿hasta que punto es culpa de Samsung? ¿No se suponía que los terminales catalogados como “seguros” no darían ningún fallo? Como decimos, puede que la vía rápida fuese la más sencilla, pero está claro que la imagen de Samsung sale claramente dañada, y no solo por los problemas de los terminales en sí -que también- , si no por su forma de gestionarlos. Es cierto que fue rápida en un primer momento, pero desde luego no ha sido efectiva y las explosiones siguen afectando a múltiples usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *