Revelan un Samsung plegable con pantalla del Galaxy Note 4 y procesador del Note 8

Cuando imaginábamos que los rumores sobre el futuro smartphone plegable de Samsung no podían ser más extraños, la gente de XDA-Developers ha tenido acceso al firmware de un terminal surcoreano de lo más curioso, del que sabemos que cuenta con dos pantallas extraídas directamente del Samsung Galaxy Note 4, junto al procesador Exynos 8895 del Galaxy Note8. Un Frankenstein en toda regla.

El terminal en cuestión lleva el nombre en clave lugelte, y según lo que se ha descubierto no tiene nada que ver con el prototipo del Samsung Galaxy V que salía a la luz hace un tiempo –y que protagoniza la imagen de portada de este artículo–. De hecho, este modelo está incluido en la supuesta lista oficial de dispositivos Samsung que deberían ser presentados antes de que acabe el año, y los rumores apuntan a que podría tratarse del esperado Samsung Galaxy X, el primer móvil plegable de la surcoreana.

Así es el misterioso teléfono de Samsung con pantalla de Note 4 y procesador de Note8

Ojeando los detalles que se recogen en el código del firmware del terminal, es puede ver cómo existe un modo “dual_panel” en el driver de pantalla, siendo el panel en cuestión un SuperAMOLED de 5,7 pulgadas con resolución Quad HD –2.560 x 1.440 píxeles– con el identificador s6e3ha2, que corresponde a la pantalla del Samsung Galaxy Note 4 lanzado en pleno 2014.

Si bien no está confirmado, ni mucho menos, que este misterioso smartphone sea el esperado Galaxy X, sí es probable que sea uno de los varios prototipos con los que Samsung habría estado experimentando. De ser así, parece lógico que la firma haya optado por incorporar el procesador Exynos 8895 de la pasada generación, con el objetivo de ahorrar costes y poder ajustar el precio del modelo que finalmente vea la luz, y que según los últimos rumores tendría un precio que rondaría los 2.000 dólares. Esta es no sería una estrategia del todo nueva, pues ya vimos cómo ZTE lanzaba al mercado el Axon M, su primer teléfono plegable con dos pantallas, y el procesador Snapdragon 821 en pleno octubre de 2017, cuando el Snapdragon 835 ya estaba en el interior de la mayoría de terminales insignia de su generación.

Otro detalle a destacar, es que es muy poco probable que Samsung vaya a utilizar las pantallas del Galaxy Note 4 en su primer smartphone plegable, sobre todo si nos atenemos a la información que asegura que la marca lleva tiempo desarrollando paneles especiales para este tipo de terminales, capaces de resistir la presión ejercida por el usuario a la hora de plegar el teléfono en numerosas ocasiones. Lo más factible es que esta versión que hoy sale a la luz, sea un prototipo funcional destinado a ser utilizado por los ingenieros de Samsung para desarrollar software adaptado al smartphone.

Sea como sea, es indudable que Samsung cada vez está más cerca de presentar al mundo su primer smartphone plegable, y este modelo conocido internamente como lugelte tiene todas las papeletas de transformarse en el terminal definitivo que, si los rumores no fallan, veríamos por primera vez a principios del próximo año 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *