Razones para creer que el iPhone SE será descontinuado

La tendencia en el mercado de los smartphones es crear dispositivos con pantallas cada vez más grandes. Es lógico teniendo en cuenta que mucho contenido multimedia se consume a través de ellos. Es por eso que Apple sorprendió presentando en marzo de 2016 el iPhone SE. Este teléfono es una edición especial (Special Edition) que, en un cuerpo de 4 pulgadas similar al del 5 y 5S, integra la potencia y funcionalidades del 6S.

Este modelo no ha recibido ninguna actualización importante en cuanto a componentes se refiere desde su lanzamiento hace ya más de dos años. Solo se ha bajado su precio y aumentado el almacenamiento interno, lo que nunca viene mal. A lo largo de estos meses, han aparecido muchas maquetas de un posible iPhone SE de segunda generación, pues todos daban por hecho que Apple, tarde o temprano, lo presentaría. Pero, ahora, la sensación es que la compañía lo descontinuará sin un sucesor.

Razones por las que Apple se deshará del iPhone SE

Los puntos que se exponen a continuación no son más que suposiciones. Si Apple acabara descontinuando el iPhone SE en un futuro solo Apple sabrá los verdaderos motivos.

Cuanto más grande, mejor

Los ideales y el rumbo a seguir de Apple cambiaron en el momento en que Steve Jobs falleció en 2011. El último smartphone que el cofundador de Apple presentó fue el iPhone 4 que, un año después, sería sucedido por el 4S, a pesar de que él ya se encontraba en el hospital. Aunque se asegura que trabajó en el diseño del 5S y 6, su opinión era que nadie compraría teléfonos móviles tan grandes. Años después, nos encontramos con que hay modelos de iPhone con paneles de 5,5 y 5,8 pulgadas.

De hecho, Apple percibió un importante crecimiento económico con la puesta a la venta de los iPhone 6 y 6 Plus. Por ello, no es extraño ver que, año tras año, los móviles de la compañía que mejor se venden son los que tienen pantallas más grandes. Concretamente, el smartphone que mejor se vende es el iPhone X.

A pesar de esto, sigue habiendo personas que prefieren terminales más contenidos, aunque eso signifique sacrificar tamaño de pantalla. Para muchos, la combinación conseguida con el iPhone SE es la ideal. Sin embargo, si se adoptara el diseño todo pantalla con notch del iPhone X, se podría ganar alguna que otra pulgada, lo que no le vendría nada mal. La cuestión está en si algún día veremos un móvil de la manzana de estas características, que parece cada vez más improbable.

Hay mejores opciones por ese precio

La estrategia de negocio del iPhone SE estaba enfocada a dos tipos de clientes. Por un lado, los que querían un dispositivo pequeño pero potente y que no tuviera que envidiar nada a sus hermanos mayores. Por otro, los que querían un iPhone sin tener que gastarse casi el doble. Esta edición especial también tenía el ojo puesto en mercados emergentes como India. El problema está en que por lo que cuesta hay mejores opciones con Android.

Si bien es cierto que el tándem software + hardware que Apple integra en sus dispositivos es insuperable, no lo es todo. En los últimos meses, con la llegada de Xiaomi a España y otros países, han aparecido alternativas muy apetecibles con una gran relación calidad-precio más económicas que el iPhone SE e igual de solventes. Buenos componentes internos con más pantalla y a un coste muy ajustado es casi un éxito asegurado.

Por ello, algunos medios como The Economic Times creen que, si Apple quiere seguir ofertando teléfonos móviles económicos para mercados emergentes y gente que no necesita lo último en tecnología, debería vender, por ejemplo, el iPhone 6S y 6S Plus a menor precio y descatalogar el iPhone SE.

Los inversores

Habrá a quién no le guste que el iPhone SE pase a la historia sin tener una segunda generación, pero en este mundo los números mandan. Si ya no resulta rentable para Apple, lo más probable es que lo acaben “liquidando”. Seguirán vendiéndolo hasta que se acabe el stock o reduzca lo máximo posible y continúen diseñando teléfonos móviles más grandes.

Los inversores no se andan con tonterías y no aceptarían que una compañía dedique tiempo, esfuerzo y dinero en un producto que no produce rentabilidad económica. Y que Apple pierda fuelle en la bolsa no es bueno para muchos.

Puede que, después de todo, lo de ‘Special Edition’ no fuera solo un nombre más y que, en realidad, se tratara de una verdadera edición especial que no se repetirá. Solo el tiempo dirá si esta historia tendrá un final feliz y si las pantallas grandes acabarán por gobernarlo todo y a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *