Razones para comprar el iPhone XS y no el iPhone XR

El día en el que tendremos en las manos el iPhone XR a llegado, un modelo que ha dado mucho de qué hablar y que va a ser recibido con bastante expectación. No va a ser para menos, nos encontramos ante un dispositivo que se presenta en 6 colores, algo inédito desde el iPhone 5c, y que trae en sus entrañas el procesador más bestia jamás montado por un teléfono.

Pero claro, hay diversas diferencia entre este iPhone XR y su hermano mayor, el cual ya disfrutamos desde el pasado setiembre. ¿Sabes a qué debes renunciar cuando te compres un iPhone XR? ¿Es acaso un iPhone de segunda? Para nada, de hecho se piensa que puede ser un éxito de ventas, pero te lo contamos todo en este artículo.

Esto es lo que no tienes en un iPhone XR

Pantalla OLED

El iPhone XR cuenta con una pantalla LCD, eso sí, de última generación. Además, la densidad de píxeles la hacen una buena candidata a que te enamore, que no sea OLED no quiere decir que su espectacularidad sea menor. Además, su tamaño intermedio entre la 5,8 y las 6.5 pulgadas, ni muy pequeño ni muy grande, puede atraer a los fanboys.

Modo retrato para todo

Curiosamente este modelo cuenta con una sola cámara, pero permite el famoso efecto bokeh. Ya sabemos que gracias a él podemos difuminar el fondo, ya sea el objeto a fotografiar una persona, un perro o un libro. Pues el iPhone XR solo permite aplicar el Modo Retrato a personas, es decir, solamente reconoce caras. ¿Puede esto suponer un hándicap a la hora de plantearse su compra? Quizás, aunque la cámara delantera y gracias al TrueDepth, nos permite hacernos selfies con ese efecto.

Touch 3D

No, el iPhone XR no cuenta con esta funcionalidad. Sin embargo, parece ser que el 3D Touch no ha terminado de cuajar en los usuarios. Está bien que exista, la idea es fantástica, ¿pero realmente lo usamos tanto como debiéramos? A decir verdad, y paso muchas horas trasteando mi iPhone, no lo uso apenas. ¿Será el canto del cisne y desaparecerá en el iPhone de 2019?

Marcos más delgados

Vale, hay un avance evidente con respecto a la serie 7 y la 8. El marco es más fino que en esos modelos, pero no tanto como en la serie X y XS. Los marcos son más generosos, no suponen un choque demasiado evidente, pero ahí están. Si vienes de un modelo “no X”, apenas lo notarás.

Las sensaciones a la mano

Pues la de encontrarnos ante un teléfono bien rematado, que va a proporcionar gratas experiencias y que tiene un precio sensiblemente menos al del iPhone XS, ya no decimos nada del XS Max. Sin riesgo a equivocarnos mucho, puede que sea la sensación de cara a estas navidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *