Quien es la tiradora de YouTube

Como sabrás, ayer por la noche tuvo lugar un horrible suceso en las oficinas de YouTube en San Bruno. Una mujer armada con una pistola de 9 milímetros entró en la sede e hirió a varias personas, tras lo cuál acabó suicidándose. Twitter echaba fuego, y los usuarios seguían expectantes todas las actualizaciones en vivo que los medios locales y la propia policía de la ciudad iban publicando. No había demasiada información, aunque se confirmó que hubo tres heridos: uno grave, uno serio y otro leve (los tres parece que podrán salvarse).

Hasta ahora se desconocía la autoría del tiroteo, aunque algunos medios como NBC o ABC News, citando a fuentes anónimas de la policía, afirman que la tiradora ha sido identificada como Nasim Aghdam, una usuaria de la plataforma. Nasim, de 39 años, contaba con cinco canales de YouTube en diferentes idiomas, página de Facebook y perfil de Instagram. Todos sus perfiles han sido ya desactivados, aunque su perfil en DailyMotion sigue activo y guarda algunos de sus vídeos.

Nasim tenía una página web –que sigue online– en la que acusaba a la plataforma de censura y de no permitirle crecer como al resto de canales. De hecho, junto al texto podemos ver unas capturas de pantalla en las que se muestra que la youtuber ganó 0,10 centavos por 366.000 reproducciones. Así lo expresaba en la web: “No hay libertad de expresión en el mundo real, y serás reprimido por decir la verdad que no es apoyada por el sistema […] ¡No existen las mismas oportunidades de crecimiento en YouTube o en cualquier otro sitio de intercambio de vídeos, su canal solo crecerá si lo desean!

Más allá de las virtudes como youtuber de la tiradora, en sus vídeos gustaba de presumir de los beneficios de llevar una dieta vegana, publicaba rutinas de ejercicios, bailaba y hacía discursos en defensa de los animales. “¡Sea consciente! ¡La dictadura existe en todos los países pero con diferentes tácticas! Solo se preocupan por las ganancias personales a corto plazo y hacen cualquier cosa para alcanzar sus objetivos incluso engañando a personas ingenuas, ocultando la verdad, manipulando la ciencia, poniendo en riesgo la salud pública mental y física, abusando de animales no humanos, contaminando el medioambiente, destruyendo los valores familiares, promoviendo el materialismo y la degeneración sexual en nombre de la libertad, ¡y convirtiendo a las personas en robots programados!”, afirmaba en su web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *