Que tan dificil de reparar es el iphone 8

En los últimos meses se ha convertido en una de las pruebas más comunes para todo terminal de la gama alta que llega al mercado, el paso por la prueba de iFixit. Una prueba ha dejado al descubierto los componentes del iPhone 8 para desvelarnos si este fácil o difícil de reparar.

De las numerosas pruebas por las que está pasando el iPhone 8, una de las más interesantes es la que os contamos ayer, y que probaba la resistencia del terminal a las caídas, frente al todopoderoso Samsung Galaxy Note 8.

Componentes del iPhone 8 al descubierto en iFixit

En iFixit se suelen desmontar los móviles para obtener una puntuación de 0 a 10 sobre lo sencillo o no que es reparar un terminal. Y en este caso el iPhone 8 ha obtenido una puntuación de 6 puntos. Esto quiere decir que sin ser excesivamente fácil, los componentes del iPhone 8 y su disposición sí hacen fácil de algún modo la reparación de sus componentes. En el resumen de puntos a favor y en contra de la facilidad de reparación del iPhone 8 se pueden encontrar seis puntos que conforman esa puntuación de seis sobre diez. El resumen es que no es difícil de reparar, salvo por su nuevo cristal trasero.

Para iFixit, a favor tiene que los componentes más susceptibles de ser cambiados en algún momento, como la pantalla y la batería tienen un fácil acceso con las herramientas apropiadas y teniendo cierto conocimiento de lo que hacemos. Otro punto a favor es que con la llegada de la carga inalámbrica hay menos tensión para el puerto Lightning, que es un punto de conflicto bastante común en los iPhone. Un punto que no valoran ni a favor ni en contra es el de los sellados frente al agua y el polvo, que son complicados de reparar, pero que a su vez hacen mucho menos probable las reparaciones por daños como consecuencia de la entrada de líquido.

Otro punto que no se ha definido como negativo ni positivo, es el del estándar de tornillo que utiliza el iPhone 8, que soporta Philips/JIS, pero que en contra necesita hasta cuatro diferentes tipos de atornillador. Sin duda uno de los puntos en contra es el cristal trasero, que aunque parece bastante duradero, reemplazarlo es muy, muy difícil. Por último en contra, los componentes colocados en la parte inferior del iPhone quedan atrapados bajo una combinación de soportes del teléfono y de algunos cables flexibles que son bastante delicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *