miércoles , septiembre 20 2017

Que puede hacer la doble cámara frontal del nuevo iPhone X

Uno de los elementos que más nos ha llamado la atención de la presentación del iPhone X ha sido la inclusión del sistema de reconocimiento facial Face ID. En 2013, Apple reinventaba la seguridad del teléfono incluyendo el sensor de huella dactilar. Ahora, en 2017, cuando es un estándar aceptado por todos los grandes teléfonos, el iPhone X se deshace de él.

¿Y qué nos ofrece a cambio? Un sensor de reconocimiento biométrico en 3D pionero en telefonía que promete ser aún más seguro que el de la huella dactilar. Veamos en qué consiste exactamente.

 

Cómo funciona el Face ID

iphone x face id

La clave para poder llevar a cabo este proceso es a través de la tecnología TrueDepth. Ahora, la cámara frontal de 7 megapíxeles, el altavoz, el micrófono, el sensor de proximidad y el de luminosidad va a tener otro compañero, en forma de un sensor infrarrojo y un proyector de puntos. Sin duda, una enorme cantidad de hardware para tan poco espacio.

Pero, ¿cómo se lleva a cabo exactamente este reconocimiento facial? El funcionamiento es el siguiente: cuando encendemos el teléfono, éste ilumina nuestra cara y dispara 30.000 puntos infrarrojos que reconocen nuestras facciones y forman un patrón de nuestra cara. La cámara de infrarrojos hace una foto en 3D de toda esa sucesión de puntos, la compara con la foto que ya tiene registrada previamente y decide si tú eres tú. Como vemos, la propia cámara de 7 megapixeles no llega a participar en el proceso.

¿Es seguro este sistema?

Según Apple, es el sistema de identificación más seguro que hay. Una vez más, según sus datos, las posibilidades de engañar el Face ID son de 1 en un millón, frente al Touch ID, que tiene una posibilidad de 1 entre 50.000.

Alguien dirá, ¿y cómo podemos saber que la tecnología no reconocerá una foto como la persona? Debido a que el retrato se hace en 3D, una foto no será suficiente para que el Face ID reconozca al usuario. Ésta es la gran diferencia entre Face ID y otros sistemas de reconocimiento facial anteriores.

face ID

El tipo de tecnología es el mismo que encontramos en el Kinect de Xbox 360 y One, solo que reducida al tamaño de un grano de arroz. Microsoft reconoce esta tecnología también para su Windows Hello, aunque exige que el PC que lo haga venga equipado con el hardware de infrarrojos necesario. En cualquier caso, iPhone sí es pionera en trasladar esta tecnología al teléfono móvil.

¿Qué pasa con los otros usos del Touch ID?

Face ID viene a sustituir el Touch ID completamente. Eso significa que si queremos hacer una compra con Apple Store, o entrar en una app que requiere mayor seguridad, lo haremos también con Face ID. ¿Qué pasa con los pagos con Apple Pay? El mismo razonamiento, utilizaríamos el sensor de reconocimiento facial.

Es sin duda una jugada arriesgada, porque exige que los desarrolladores de apps hagan cambios en su software únicamente para este modelo. Además, pese a que la explicación técnica del funcionamiento de Face ID convenza a algunos geeks, habrá que ver si satisface al gran público, que puede no llegar a apostar por ello (todavía el sensor de huellas despierta recelos entre usuarios de mayor edad) si no visualiza bien el funcionamiento.

Por todas estas razones, todavía no tenemos claro cuál será la respuesta que generará esta nueva herramienta, que puede ser revolucionaria o un tremendo golpe para los de Cupertino. Habrá que esperar a noviembre para ver los primeros iPhone X en acción. Veremos entonces qué pasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *