Que necesita el Samsung Galaxy S9 para superar al iPhone X

Este domingo el MWC 2018 contará con dos firmas estrella para abrir la semana en la que Barcelona será sinónimo de smartphone: Nokia y Samsung. Aunque los finlandeses parecen haber vuelto por la puerta grande, son los coreanos los que están llamados a sorprender al público con el primer teléfono Samsung de la nueva era post iPhone X: el Samsung Galaxy S9.

Notch, Face ID, Animojis, cámara dual vertical con modo retrato y luz retrato, procesador biónico que barre a su predecesor el Samsung Galaxy S8…el iPhone X se ha hecho notar y ya se ha visto su influencia en los fabricantes Android: en algunos casos con flagrantes clones y en otros como Xiaomi o Huawei, con una inspiración innegable.

 Samsung tiene un largo historial de demandas por plagio con Apple, pero hay que reconocer que en los últimos tiempos lo está haciendo bien y el S8 dejó buen sabor de boca por lograr un terminal equilibrado y con un diseño exquisito.

Pero no es perfecto. Y teniendo en cuenta que el iPhone X es el rival a batir, esto es lo que Samsung necesita mejorar si verdaderamente quiere plantarle cara a Apple.

Sorprender con el factor diseño

Aunque es algo personal, he de confesar que el S8 fue para mi el teléfono móvil más bonito de 2018. Los coreanos supieron reponerse del brutal descalabro del Note7 y sus problemas con las baterías ofreciendo un diseño elegante, atrevido y lo que es más importante para ellos, seguro.

Así lograron un dispositivo bien proporcionado, con las tan de moda dimensiones 18:9 y una pantalla OLED sin bordes espectacular. Pero no gustaron a todo el mundo: en el debe, la ubicación del sensor de huellas, justo a la derecha de la lente. Esta vez Samsung colocará el lector de nuevo en la parte trasera, pero debajo de la cámara para evitar que la rocemos con nuestras huellas.

Volver a ser el rey de las pantallas OLED

No nos engañemos, Samsung sigue siendo el rey de las pantallas OLED, porque de hecho es el fabricante de la mejor OLED del mercado, la del iPhone X. Pero es irónico que los coreanos fabriquen su mejor display para su eterno rival.

Y es que la pantalla del iPhone X es más brillante, ofrece más profundidad de colores y mayor ángulo de visión. Está claro que no todo es cuestión de la pantalla en sí, si no que también influyen otros componentes, pero Samsung debe trabajar en ello.

Otra necesidad dentro del apartado de la pantalla sería mejorar su frecuencia de refresco, acercándola a la de Razer o la que Apple emplea con el iPad Pro. Ambos dispositivos alcanzan los 120 Hz, lo que repercute en unos gráficos más nítidos y sin lag. Un refresco de pantalla más dinámico no solo haría que el contenido se viera mejor, sino que también ahorraría batería.

¿Podrá el Snapdragon 845 con el A11?

Si los rumores son ciertos, el Galaxy S9 no será más rápido que el iPhone X, pese a haber salido casi medio año después y contar con el nuevo y flamante procesador Qualcomm Snapdragon 845. Pero no todo es velocidad, ya que al fin y al cabo en las gamas altas todos los terminales van fluidos y nadie va a notar las fracciones de segundo de diferencia en la vida diaria.

Hay otras razones para que el Snapdragon 845 nos deje con la boca abierta: mejor rendimiento para juegos gracias a haber mejorado sus gráficos un 30%, mayor eficiencia de su batería, mejor procesador para tomar mejores fotos, conectividad LTE aún más rápida.

Sobre todos ellos hay una característica que prevalece: que la batería dure más. Precisamente, el punto débil de los iPhone es contar con una batería escasa en cuanto a amperaje, pero muy bien optimizada. Si Samsung es capaz de alcanzar una eficiencia similar, marcará la diferencia.

Una revolución en su óptica

Mejoras para conseguir fotografías en situaciones de poca luz son necesarias para luchar de tú a tú con el resto de flagships. Y es que Samsung apenas actualizó la óptica del Galaxy S7 para el Galaxy S8, lo que posibilitó que otras marcas como Huawei, Apple y Google, actual líder del ranking elaborado por DxoMark con su Pixel 2 le adelantaran por la izquierda sin problemas.

Aquí no manda el iPhone X, sino que el rival a batir viene de Mountain View. El S9 tendrá una cámara dual más rápida que ofrecerá aperturas variables y mejores resultados con baja luz gracias a sus lentes de f/1.5 y f/2.4.

Bixby se pone las pilas con la Inteligencia Artificial

¡Queda tanto por hacer con los asistentes virtuales! En teoría, Bixby en el Galaxy 9 emplearía machine learning e inteligencia artificial para que el asistente virtual de Samsung contextualice mejor y se anticipe a nuestros deseos. Y buena falta le va a hacer, después de ver todo lo que Samsung presentó en el CES 2018 con un ecosistema repleto de dispositivos comandados por Bixby.

De hecho algunos rumores apuntan a que Samsung habría desarrollado un chip de Inteligencia Artificial dedicado que podría competir con las habilidad del chip A 11.

Realidad Aumentada: ¿ir por libre o adoptar ARCore?

Samsung lleva años trabajando en el sector de la realidad virtual, no hay más que ver su gafas Gear VR, pero quizás la realidad que más pasiones levanta no es la virtual, sino la aumentada.

Y es que no necesitas cascos ni gafas para la realidad aumentada, solo con tu teléfono móvil puedes disfrutar de una experiencia de inmersión excitante. Pokèmon GO marcó el camino que posteriormente Apple o Google han sabido interpretar con las plataformas ARKit y ARCore respectivamente. En todo caso, se ha demostrado que la RA es el presente y el medio plazo de los smartphones y el entretenimiento.

La cuestión es: ¿Qué hará Samsung? ¿Desarrollará también su propia plataforma de AR? ¿O aprovechará la plataforma de Google? Al fin y al cabo, que Samsung y Google hayan seguido caminos separados con la realidad virtual no significa que vaya a suceder lo mismo con la realidad aumentada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *