Puntos a tomar en cuenta para saber si tu pareja funcionará

Puntos a tomar en cuenta para saber si tu pareja funcionará. En el último libro del profesor de Psicología y Criminología de la Universidad de Valencia, Vicente Garrido, “¿Cómo sobrevivir a una ruptura?”, se reconoce que uno puede estar en esos grupos de riesgo probables de divorciarse, y vivir toda la vida felizmente con su pareja. Hablamos de probabilidades, de factores que aumentan el riesgo de divorcio, por supuesto no de certezas.

size1_73784_amor

Para Garrido, en el momento de ver si una pareja tiene futuro (o no lo tiene) lo más interesante es detenerse en el proceso de la relación, en el trato cotidiano de la pareja. Así se pregunta si es posible averiguar en qué medida ciertas prácticas habituales de la relación guardan el secreto de la convivencia feliz o si, por el contrario, predicen el final de la misma.

El libro es una especie de hoja de ruta para las personas que se enfrentan ante un divorcio potencialmente conflictivo dentro y fuera de los juzgados. En sus páginas se recoge también la investigación realizada por el famoso psicólogo estadounidense John Gottman al respecto. Según este, “lo que hace funcionar a un matrimonio es sorprendentemente simple. Las parejas felizmente casadas no son más inteligentes, más ricas o psicológicamente más sofisticadas que otras, sino las que en su vida cotidiana construyen una relación que deja los pensamientos y emociones negativas sobre el otro muy por debajo de las positivas”. “Los matrimonios felices se basan en una amistad profunda, respeto mutuo y disfrute de la compañía del otro”, añade el experto.

Según determinados parámetros, Gottman es capaz de predecir – con un acierto del 90% – las parejas que permanecerán y cuáles se divorciarán después de verlas relacionarse por espacio de sólo cinco minutos. Él sostiene que lo fundamental para hacer esa valoración no es el hecho de si discuten o no, sino el modo en que lo hacen.

De esta forma tenemos que después de revisar miles de horas de grabaciones de parejas, se identifican los siguientes indicadores como los más cercanos a un divorcio futuro, a corto o medio plazo:

1. Inicios desagradables: discusiones que comienzan con sarcasmos hacia la otra persona.
 
2. Crítica personal: no es lo mismo quejarse de un comportamiento de alguien que criticar un rasgo personal.

3. Desprecio o burla: gestos (rodar los ojos, sonrisas irónicas, etc.) o palabras (acotaciones ofensivas) que indican la intención de que el otro se sienta mal.

4. Posición de defensa: tratar de que el otro crea que él (o ella) tiene el problema, y que es su tarea solucionarlo; nosotros somos “inocentes” no tuvimos ninguna contribución.

5. El “muro defensivo”: es cuando un miembro de la pareja se evade de la interacción para evitar ser herido. Algo que suele hacer mucho más el hombre que la mujer, debido a que en éste la reacción fisiológica o emocional es mucho más intensa y tarda más en disiparse. En otras palabras, se altera más y durante mayor tiempo. Razón por la cual son también las mujeres quienes suelen poner sobre la mesa la necesidad de airear o tratar un conflicto, mientras que los varones suelen evitarlo.

6. La “inundación” emocional: cuando un miembro de la pareja es atacado verbalmente por el otro reacciona activándose como si sufriera una amenaza física (por ejemplo, con mayores dosis de adrenalina), y todo ello genera un gran desgaste y el deseo de no relacionarse.

7. El fracaso a la hora de prevenir o reparar los daños: las parejas felices saben detenerse en el tiempo, antes de que los daños sean severos, o bien después de una discusión o conflicto saben cómo retomar el humor habitual existente entre ellos. El sentido del perdón y del “olvido” tienen aquí su lugar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *