Pronto podremos cargar la batería del móvil en segundo

Un equipo de científicos de la Universidad de Waterloo (Canadá) ha diseñado un novedoso sistema que mejora los supercondensadores de manera significativa. Gracias a este avance estamos un paso más cerca de cargar la batería del móvil en segundos.

La autonomía de los smartphones se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los usuarios de telefonía móvil. Para dar respuesta a las necesidades de los usuarios, la industria trabaja duro para optimizar las baterías y ofrecer sistemas de carga rápida que permitan recuperar la energía en menos tiempo.

Para acelerar el proceso de carga, algunos investigadores se han centrado en el desarrollo de supercondensadores, que se trata de un dispositivo electroquímico que cuenta con interesantes características: elevada densidad energética, alta eficiencia, ciclos de funcionamiento largos o amplios rangos de temperatura y tensión. En la actualidad se utilizan sobre todo para alimentar sistemas microelectrónicos, memorias de ordenador, coches híbridos, cámaras de precisión o relojes.

Por estos motivos, los supercondensadores son una alternativa prometedora a las baterías convencionales, más segura y rápida. Sin embargo, hasta ahora su uso está bastante limitado debido a que su capacidad de almacenamiento es bastante baja.

Ahora, el novedoso diseño que ha desarrollado este equipo duplica la cantidad de energía que pueden almacenar los supercondensadores. Esto es posible mediante el uso del grafeno y un recubrimiento de sal líquida oleosa en los electrodos del componente.

La sal líquida funciona como separador de las hojas de grafeno, lo que evita que se apilen para incrementar la superficie expuesta. Además, tambien permite reducir el tamaño y el peso del supercondensador.

El aumento de la capacidad de almacenamiento de estos componentes allana el camino para conseguir que sean los suficientemente pequeños y ligeros como para reemplazar a las baterías convencionales, lo que en el futuro nos permitirá cargar el teléfono móvil en cuestión de segundos.

Michael Pope, director de la investigación, señala que a corto plazo los supercondensadores mejorados podrían desplazar a las baterías de plomo-ácido de los coches tradicionales. Más adelante tienen potencial para alimentar los dispositivos electrónicos de consumo o los vehículos eléctricos, entre otros aparatos. “Si se comercializan de la manera correcta para las aplicaciones adecuadas, empezaremos a verlos cada vez con más frecuencia en nuestra vida diaria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *