Problemas que sufres cuando piensas demasiado

Soy una de esas personas que piensan todo en profundidad y he sido así desde que era pequeña. Mi cerebro siempre estaba 20 pasos por delante de la situación actual y siempre veo cómo será el final de algo antes de que siquiera comience. Odio no tener el control de las situaciones o de mi misma. Me asusto en exceso. Me imagino cosas malas que quizás nunca pasarán y analizo todo en exceso.

size1_5675_piensa

La verdad es que es bastante molesto.

Pero también sé que no soy la única. Hay muchas personas a las que les cuesta vivir su vida, personas que se pueden sentir tan sobrepasadas que se pierden a sí mismos.

La vida es difícil a veces, y no a todo el mundo le afecta por igual.

Los padres se preocupan de mandar a sus hijos a la universidad, nosotros nos preocupamos por encontrar el trabajo perfecto, a los chicos en el colegio les causa ansiedad pensar qué carrera estudiarán…

Existen diferentes niveles a la hora de sopesar todo en exceso, pero estos son problemas a los que, sin duda, nos vemos enfrentados:

1. A veces estamos tan atrapados en nuestra cabeza que causamos problemas que no existen

Soy muy buena para hacer esto. Analizo algo de tal forma que, en mi cabeza, creo problemas que realmente no existen.

Puedo tomar un pequeño comentario y mirarlo desde tantos ángulos que luego olvido su significado original.

Y luego, se convierte en algo que me carcome por dentro.

2. Nos preocupa causar algún problema cuando decimos algo

No queremos confrontar a la persona que originalmente nos hizo sentir mal porque luego estaremos atrapados analizando todos los posibles escenarios y resultados e imaginaremos conversaciones antes de que siquiera sucedan.

Es posible que la conversación que imaginamos no suceda.

He aprendido a través de la experiencia que mencionar todo eso que pasó por tu cabeza casi siempre te lleva a un “¿De qué estás hablando? Honestamente, ¿cómo llegaste a esa conclusión? Eso no tiene nada que ver con lo que dije”.

3. Necesitamos que los demás nos calmen de forma constante

Cada vez que tengo un problema importante, me acerco a mis amigos y les pido su opinión.

Les digo que estoy muy nerviosa y preocupada y asustada y en general o me miran o me dicen muy seriamente “Necesitas calmarte. Estás complicándote por algo muy pequeño. No existen razones para estar tan nerviosa por eso.”

Y 9 de cada 10 veces, tienen razón. Tomé algo inofensivo y lo llevé demasiado lejos y todos ven que no tengo nada por lo que preocuparme.

4. Sufrimos de insomnio

Cuando tu mente está constantemente trabajando de esta manera, es difícil calmarse lo suficiente para dormir. Perdemos demasiadas horas de sueño dando vueltas a las cosas cada vez que nuestra cabeza toca la almohada.

Y luego, terminamos sin dormir o teniendo un muy mal descanso. Hay algo en la oscuridad y esta completa tranquilidad que simplemente nos hace pensar. Es lo peor, es muy poco saludable y deberíamos claramente intentar acabar con este comportamiento.

5. A veces podemos ser un poco insoportables

A lo largo de mi vida, he descubierto que en aquellos momentos en los que dejo que mi forma de pensar se vuelva un problema, puedo convertirme en alguien un poco difícil de soportar.

Mis amigos se molestan, mi familia se enoja y mi novio dice que tiene que andar en puntillas cuando estoy en momentos como ese. No es algo que disfrute, y me hace detenerme y mirar qué es lo que estoy haciendo.

Debemos mantenernos positivos y concentrados y poner nuestros corazones y nuestras mentes en lo que queremos. Podemos tomar todos estos pensamientos negativos y usarlos para imaginar lo que queremos y conseguirlo. Es increíble lo mucho que ayuda pensar de esa forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *