Murió “Bob Esponja”, el gato más gordo del mundo

Murió “Bob Esponja”, el gato más gordo del mundo. Jumestante en agosto, “mes de los gatos”, dejó de existir el ejemplar más gordo del mundo. “Bob Esponja” falleció el pasado viernes 3 después de que fuera imposible operarlo por su peso. Bob Esponja había comenzado una nueva vida junto a Courtney y Matt Farrell, una pareja neoyorquina que decidió adoptarlo después de que el gato se hiciera conocido al aparecer en una gala benéfica con la que se pretendía recaudar fondos para un refugio animal.

Pero su salud le impidió disfrutar de su nuevo hogar. Falleció por complicaciones en el corazón. Aunque el sobrepeso no fue la causa de enfermedad, fue imposible operarlo por sus kilos de más. Así que la pareja decidió poner fin al sufrimiento del animal.

“Spongebob” (su nombre en inglés), de nueve años de edad, llegó al hogar de los Farrell sin poder siquiera limpiarse a sí mismo. Tenía además graves dificultades para caminar. En el momento de su muerte, el gato pesaba unos 13 kilos y medio.

La dueña explicó que trataron a la mascota que lleva el nombre del popular dibujo animado “como si se tratara de un hijo”.  “Teníamos grandes planes para él como parte de nuestra familia”, dijo Courtney Farrell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *