Muere el gato más gordo del mundo con 17.7 kilos

Meow, un gato de dos años que estaba recluido en un refugio en Santa Fe, Nuevo México, falleció este doomingo debido a complicaciones por su obesidad mórbida. El gato pesaba 17,7 kilos y había sido puesto a dieta luego que su propietario de 87 años ya no pudiera cuidar de él.

Meow ya había bajado un kilo y se encontraba en buen estado de salud antes de empezar a presentar problemas respiratorios el miércoles de la semana pasada. Pese a recibir atención constante y ser sometido a análisis y tratamiento médico, Meow murió el sábado. Mary Martin, directora de la organización, dijo que todo el personal del refugio se siente devastado por la muerte del gato.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *