Motivos para terminar una relación

Motivos para terminar una relación. Son muchos los motivos por los que puede romperse una relación; algunos podrían solucionarse con el diálogo y otros no. Pero todos se reducen a algo inevitable:incompatibilidad de caracteres. entre los Motivos para romper se encuentran: 

1

Infidelidad. La infidelidad es uno de los principales motivos de ruptura. Porque una pareja es cosa de dos, si tu novio te ha sido infiel, se abrirá una herida difícil de cicatrizar. Podemos intentar perdonar y continuar la relación, pero no siempre seremos capaces de gestionar el rencor.

Desamor. La canción dice que “se nos rompió el amor de tanto usarlo” y, una vez que está roto, el amor no se puede recomponer. La dificultad está en saber cuándo se ha acabado realmente el amor o es que sólo ha disminuido la intensidad de la pasión.

Estafa. Esa sensación de que tu chico no es lo que esperabas, de que nunca podrá darte lo que necesitas en una pareja es una de las más difíciles de admitir. Por si acaso tú no eres capaz de reconocer que sus promesas de amor fueron una estafa, ya se encargará él de explicarte que “no eres tú, soy yo” con esa excusa tan recurrente para romper la relación.

Nuevo amor. Puede que te hayas enamorado locamente de otro hombre. Así, sin saber cómo ha pasado. Si no puedes apartar a tu nuevo amor de la mente, es mejor que rompas esa relación que ya no te hace feliz, antes de que de tu mente pase a tu cama y conviertas la ruptura en un asunto de infidelidad.
“Te quiero”. Si hace meses que vais por la casa ignorándoos mutuamente, si intentáis no rozaros ni dirigiros una mirada y ya no recuerdas cuándo fue la última vez que le dijiste “te quiero”, puede ser el momento de finalizar una relación que no te llena.

Adicciones. Puede que cuando te enamoraste de él te gustara su lado de “tipo duro” y su forma de vivir la vida intensamente. Pero ahora que convives con él te das cuenta de los problemas que generan en la pareja sus adicciones. Si en tu hogar no hay cabida para drogas y exceso de alcohol, puedes poner punto y final a esa relación destructiva.

Inmaduro. Te parece un tipo divertido, encantador y sensible, pero ha pasado el tiempo y él sigue comportándose como si fuerais adolescentes. Incapaz de asumir responsabilidades y de avanzar en vuestra relación, estás ante un Peter Pan con el que es mejor que ni te plantees formar una familia.

Dominación. Al principio te gustaba su lado protector y sus atenciones te hacían sentirte tranquila y segura. Pero ahora las escenas de celos son continuas y ha salido a la luz su espíritu controlador. Juzga cada detalle de tu ropa, de tu maquillaje, de tus salidas, de tus amigas y hasta te dice cómo tienes que comportarte. No lo pienses más y di adiós.

Machista. Somos conscientes de que encontrar una pareja sin un cierto componente machista es imposible, pero cuando su machismo llega en forma de no interesarse por tu profesión, de no tener en cuenta tus gustos y tus intereses y de no respetarte como individuo, haciéndote sentir que tu importancia radica en que estés a su lado, en este caso no es de cobardes salir huyendo.

ViolenciaUn comportamiento violento y agresivo es el único de los motivos de ruptura que no está sujeto a dudas. Puede que tengáis por costumbre enzarzaros en discusiones a gritos, pero si tu pareja te amenaza o te levanta la mano, aunque no llegue a tocarte, no dejes que avance esa situación. No hay cabida para el diálogo, simplemente aléjate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *