Monta conversaciones falsas de WhatsApp con WhatsFake

Lo que os ofrecemos en este artículo puede llegar a convertirse en una auténtica arma de destrucción, aunque confiamos en que su uso se concentre en hacer bromas pesadas. Se trata de WhatsFake, una aplicación gratuita para Android que os permite recrear la interfaz de conversación de WhatsApp y editarla para montar una conversación falsa.

Incluyendo las fotos adecuadas en los remitentes, el resultado es imposible de diferenciar de un pantallazo real. Con ello puedes construir historias escabrosas para gastar una broma (“¡Mira lo que Juan ha dicho de ti!”) o inventar falsas pruebas (“¿Ves como sí que avisé de que llegaría tarde?”), pero en cualquier caso, nada bueno.

Una interfaz calcada

El funcionamiento de la app es muy simple. Cuando entramos encontramos un menú idéntico al de WhatsApp, sólo que arriba pone WhatsFake. Por lo demás, tienes las tres columnas Llamadas, Chats y Contactos, las mismas que tenéis en vuestra aplicación legítima, sólo que están vacías. Ahí es donde entra en juego la imaginación (o la malicia) de cada uno. A la práctica, las columnas de Llamadas y Contactos sólo están de atrezo, porque lo que interesa es la columna de Chats. Ahí podéis, por un lado, montar conversaciones separadas, y por otro, reproducir el menú de chats completo, a base crear varias conversaciones y colocarlas en el orden deseado.

WhatsFake 1

Igual que en WhatsApp, para empezar un chat tenéis que marcar el icono de la esquina superior derecha. Ahí entramos en un menú bastante completo, que nos permite elegir el nombre del remitente, su foto de avatar, e incluso su “estado actual “(en línea, escribiendo o incluso la fecha de su última conexión). Cuando lo tenemos, damos a Guardar y ya está el chat abierto. Podemos escribir lo que queramos y se publicará como si esa persona lo hubiese escrito. Tenemos la posibilidad de elegir si el mensaje está siendo enviado o recibido, y también podemos decidir si queremos que el mensaje aparezca como no recibido, recibido o leído, dependiendo del símbolo de check que elijamos. También podemos editar los mismos mensajes una vez escritos o incluso eliminarlos si queremos cambiar el discurso que se va a recrear. Una vez hemos terminado, hacemos una captura de pantalla normal y corriente y ya la podemos compartir.

La versión gratuita está literalmente inundada de publicidad. Aunque no afecta en nada al resultado ni a las capturas de pantalla que hagamos, durante el proceso de escritura sí es cierto que nos encontramos con publicidad totalmente invasiva, bloqueando a veces la pantalla completamente para reproducir un anuncio. Para quien no lo pueda soportar, tiene la versión Pro, que cuesta 1 euro y esencialmente tiene las mismas funciones pero elimina los anuncios.

En general, tenemos una aplicación muy simple y efectiva, que podrá sacar una sonrisa a más de uno, aunque cuidado, el increíble parecido que tienen los resultados con la aplicación legítima de WhatsApp puede hacer que os salga el tiro por la culata y acabéis generando un desagradable malentendido. Como os decíamos al principio de este artículo, es un arma con mucho poder, así que… ¡usadla con cautela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *