Mitos sobre la recarga de batería móvil

Mitos sobre la recarga de batería móvil. Probablemente una de las preocupaciones más claras de los usuarios de terminales móviles, sin importar cuál sea su sistema operativo o su modelo de teléfono concreto, es la batería. En este caso, queremos hablar precisamente sobre los mitos que se asocian a ella, y vamos a enumerarlos a continuación.

bateria movil

Así que si quieres descubrir cosas que puede que estés haciendo mal, porque son en realidad mitos sin fundamento, o te interesa saber lo que otros usuarios dan en algunos casos por cierto, no te puedes perder nuestro listado de 5 mitos sobre la recarga de batería móvil que debes conocer.

5 mitos sobre la recarga de batería móvil que debes conocer

  1. Los cargadores de marcas no oficiales destruyen la batería: lo que hay que tener en cuenta es que las especificaciones del cargador sean las mismas en ambos casos y que por supuesto, éste no tenga ningún defecto de fabricación. Todo lo demás, es un falso mito muy extendido.
  2. No deberías usar tu teléfono durante la recarga: evidentemente se trata de otro de los mitos más tontos que existen, pero que mucha gente lo da por válido. Está claro que no hay ninguna razón para no usar el terminal mientras se carga, siempre y cuendo tengamos en cuenta que el uso que le damos consume batería a la hora de calcular los tiempos totales de carga.
  3. Dejar el teléfono cargando toda la noche daña la batería: no la daña porque los terminales tienen un sistema en el que toman la carga que necesitan. Lo único que conseguirás es precisamente gastar energía inútilmente. Pero a la batería no le pasará nada.
  4. Carga del teléfono solo cuando la batería está vacía: otro mito más sin fundamento que en realidad es contraproducente. Se recomienda una carga de vez en cuando mejor que una carga desde cero.
  5. No necesitas apagar el móvil nunca: no es para nada cierto. De hecho, para optimizar la batería los expertos recomiendan apagar el teléfono de vez en cuando en lugar de utilizar siempre los bloqueos temporales. Sobre todo, en los momentos en los que no lo necesitamos encendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *