Miami Heat vence a San Antonio en tiempo extra obliga un 7mo juego

Miami Heat vence a San Antonio en tiempo extra obliga un 7mo juego. San Antonio Spurs, en el que el argentino Emanuel Ginóbili tuvo una tarea pésima,perdió con el actual campeón, Miami Heat, por 103-100, en tiempo suplementario, tras empatar en 95, como visitante, y la serie final de la NBA quedó igualada 3-3.  El último juego de la temporada se desarrollará en el mismo escenario, el American Airlines Arena de Miami, el próximo jueves.

 

Los parciales del partido fueron los siguientes: Miami 27-San Antonio 25, 44-50, 65-75, 95-95 y 103-100. Ginóbili, quien fue titular y jugó 35 minutos, tuvo una decepcionante labor con 9 puntos, con 1-2 en dobles, 1-3 en triples, 4-6 en libres, tomó dos rebotes, dio tres asistencias, robó una pelota, cometió cuatro faltas y tuvo ocho de las trece pérdidas de su equipo.

 En el ganador se destacó el alero LeBron James con una `triple decena`: 32 puntos, 10 rebotes, 11 asistencias, 3 robos y un tapón y en el único apartado que falló fue en las seis pérdidas.

 Aparte, el base Mario Chalmers aportó veinte puntos para los Heat, con 4-5 en tiros para tres.  En el perdedor, el pivote Tim Duncan aportó 30 puntos (25 en la primera mitad) y 17 rebotes, el alero Kawhi Leonardo 22 unidades y 11 recobres y el base francés Tony Parker anotó 19, con un pobre 6-23 en tiros de cancha y ocho asistencias.

 

El primer cuarto comenzó con ambos equipos muy precisos en sus lanzamientos (por arriba del sesenta por ciento) y sin escaparse ninguno de los dos en el marcador, con una superlativa tarea de Duncan con doce puntos y con un perfecto 6-6 para dobles.

 San Antonio produjo una brecha de 24-19 con buenas apariciones del alero Kawhi Leonardo (8 en el periodo), pero Miami reaccionó con buena efectividad en triples (4-6) y basado en el goleo de Mario Chalmers (10), pasó al frente por 27-24.

 Ginóbili jugó los primeros seis minutos, en los que sumó sólo una asistencia sin intentos al aro y luego del descanso, volvió sobre el final del cuarto, que se llevó el local por 27-25.

 En el segundo segmento, con Duncan en el banco al comenzar, Miami consiguió irse 40-33 arriba con Chalmers (14) muy efectivo en el ataque y alta efectividad general en triples (5-8), pero el retorno del pivote de San Antonio a la cancha le dio vida a la visita, con 16 puntos y 8-8 de cancha, imparable para Chris Bosh.

 Si le faltaba algo a la brillante carrera de Duncan, terminó el primer tiempo con 25 puntos (11 de 13 en tiros de cancha) y mejor registro personal en una mitad de partido en finales (el anterior había sido 19 en uno de los partidos ante New York Knicks en 1999), más ocho rebotes.

 En los últimos cuatro minutos y medio Miami no anotó puntos y se fue al descanso con un parcial en contra de 11-0 para dejar a los texanos arriba por 50-44, con Ginóbili en una mala noche, sin puntos y con cuatro de las ocho pérdidas de su equipo.

 Ginóbili volvió del descanso largo con su primera anotación con un triple, pero su juego siguió siendo irregular, cometió la quinta pérdida y al promediar el cuarto con la ventaja apenas de 57-56, volvió al banco.

 Con Ginóbili y Parker (hasta ese momento 3-10 en tiros de cancha) ausentes, San Antonio logró su ventaja más amplia (71-58) por la grandeza de Duncan, un gladiador en ambos tableros y con una noche espectacular en el goleo.

 Por el lado de los Heat, Wade se veía disminuido físicamente tras un golpe en su rodilla izquierda con Ginóbili en el cuarto inicial y James tampoco estaba fino para la definición, hecho que provocó que el tercer periodo fuera deslucido en ambos ataques.

 La ventaja de 75-65 para los dirigidos por Gregg Popovich al comenzar los últimos doce minutos despareció con un parcial de 8-2 y pedido de tiempo muerto urgente de los visitantes con el marcador 77-73.

 

 San Antonio se vio desbordado en los minutos siguientes y se encontró en desventaja 87-84 con una descollante aparición de James (13 en medio cuarto), un parcial de 22-9, y una marca efectiva que desconcertó al campeón del Oeste.

 Con Duncan sin puntos en el último parcial, por fin, apareció la magia de Parker para que con un triple y un doble San Antonio vuelva al frente por 91-89, a falta de un minuto.

 Los últimos minutos fueron para el infarto. San Antonio tenía el título en sus manos con tres libres de Ginóbili para ponerse 94-89, pero Miami, después de fallar un triple, consiguió el rebote y James consiguió otro intento desde la misma vía para acercarse a dos.

 Después de una salida poco clara luego del tiempo muerto, la pelota fue para Leonard, a quien le pesó el momento y, tras recibir la falta, falló uno de los intentos libres.

 Sin tiempos por pedir, Miami se la jugó con 19 segundos, James erró un triple, pero el rebote fue para los locales como en el ataque anterior, y el experimentado Ray Allen, a cinco segundos, anotó un triple salvador para empatar el partido.

 En la última jugada, Parker no pudo convertir y, en forma increíble, a los Spurs se les escapó el triunfo para irse al suplementario.

 En los cinco minutos adicionales se notó el cansancio de Duncan, San Antonio desperdició la chance del título en un partido que lo tenía ganado y solamente quedó la duda en la penúltima jugada, en la que Ginóbili a falta de un segundo y con la desventaja 101-100, recibió una falta ignorada por los jueces, que se convirtió en su octava pérdida.

 Miami lo sentenció desde la línea de libres a la salida con otra aparición de Allen y llevó la serie a un séptimo partido para cerrar una serie final inolvidable.  San Antonio buscará el jueves su quinto título en la misma cantidad de finales de su historia (sería el cuarto para Ginóbili); Miami, que se vio contra las cuerdas, intentará conservar su reinado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *