Mentiras que toda mujer necesita escuchar

Antes de comenzar: Sí, la honestidad es una virtud que se debe fomentar. Sí, es preferible la verdad a una mentira y claro que estamos a favor de ser honestos. Si embargo hay ocasiones en las que sólamente necesitamos una mentirita para sentirnos mejor, para retomar los ánimos y seguir. En ocasiones una mentirita piadosa puede salvar más que destruir. Estos son 10 momentos en los que requerimos de ellas:

size1_70023_n

1. “¿Me veo bien?”
Está bien, esta pregunta admite dos respuestas. Si eres hombre o eres la amiga que no sabe nada de moda o estilo, di que nos vemos bien sin dudarlo. Lo único que necesitamos es alguien que nos asegure que nos vemos lindas para no tener que cambiarnos de ropa. Pero si eres una amiga que tiene sentido del estilo o simplemente en verdad no nos vemos nada bien (hay una mancha en nuestra blusa o nuestro vestido está arrugado) di la verdad pero con tacto.

2. “¿Te gusta mi nuevo corte?”
Sin importar si esas mechas de colores no nos quedan o si ese fleco es una catástrofe, lo que queremos es sentirnos lindas y que alguien nos ayude a hacerlo. La respuesta que necesitamos es un “¡Estás guapísima!” De todos modos, si no nos quedó bien, decirnos la verdad o lo mal que nos quedó sólo nos hará sentir peor.

3. “¿Es más linda que yo?”
Es una pregunta que en verdad no deberíamos de estar haciendo, sin embargo a veces cuesta trabajo aguantarse las ganas de preguntar si la ex es más linda o si aquella compañera de trabajo de la que tanto hablan es más linda. Lo único que necesitamos es una reafirmación de que somos lindas y que a tu parecer nuestra belleza te cautiva más que la de cualquier otra mujer.

4. “¿Crees que él recibió mi mensaje?”
En el fondo sabemos que él no quiere contestar o nos está ignorando. Sólo lo preguntamos para reafirmarnos, para saber que contamos con una amiga que nos ayudará a ignorar el tema y hacer que no pensemos más en la situación. Obviamente sí lo recibió, sólo necesitamos a alguien que nos diga “Tal vez está muy ocupado o no tiene señal, por eso no pudo contestar.”

5. “¿Te cayeron bien mis amigas?”

Aunque creas que son un grupo de mujeres locas, dramáticas, raras y berrinchudas, es mejor que digas que sí. Es difícil que la pareja y las amigas se junten. Usualmente la percepción y el trato con nuestras amigas es algo que valoramos en una pareja y si son incompatibles, es probable que dudemos si ese hombre es nuestra pareja perfecta.

6. “¿Se nota que tomé mucho?”
Lo único que necesitas decir es “NO”. ¿Por qué? Porque queremos una mentirita que nos permita estar tranquilas, no teniendo que temer al ocultar que se nos han pasado las copas, pues probablemente decirnos que sí se nota mucho nuestra borrachera sólo nos hará estresarnos, cuando lo único que queremos es divertirnos un poquito.

7. “¿Te gustó lo que te regalé?”

Aunque sea un portarretratos feo, una tarjeta de felicitación, una camisa con un estampado que jamás te pondrías, los regalos a una mujer, ya sea una madre, una abuela, una tía y peor si es una esposa o una novia, no está bien rechazarlos. A nadie le gustaría que rechazaran un obsequio que se eligió personalmente y al que se le dedico tiempo y esfuerzo.

8. “¿Te divertiste con tus amigos?”
Claro que te divertiste, tanto que ni si quiera te acordaste de ella, pero lo que queremos saber es que estuviste pensando en nosotros. Decir “Sí, pero te extrañé más de lo que pensaba” no te quitará nada. Finalmente la situación ya pasó y lo único que queremos pensar es que te la pasas mejor con tu novia que con tus amigos, aunque eso no sea del todo cierto.

9. “¿Te gustó lo que cociné?”
No todas las mujeres son unas masters de la cocina. Para muchas cocinar implica un arte que no se les da muy bien, que es difícil, raro y que cuesta trabajo, por eso cuando una mujer cocina, aunque no sea el mejor plato o tenga el mejor sazón, mejor responde “Claro que me gustó”. Más tarde podrás dárselo al perro, pero por un momento hazle saber a esa mujer que su trabajo en la cocina valió la pena.

10. Y la clásica: “¿Me veo gorda?”
Si eres hombre, aprende a decir sin dudar “Claro que no”. Realmente sabemos cómo estamos, pues nos vemos todos los días al espejo y nuestra ropa nos dice “¡Necesitas URGENTEMENTE bajar de peso!” pero si lo preguntamos es más para una cuestión de seguridad personal, de agarrar fuerzas para salir y sentirnos bellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *