Mentiras que nos decimos todos los días

Como un mecanismo de defensa, nos mentimos para no asumir el dolor o la responsabilidad de nuestras acciones o de las acciones de los demás. Y aunque mentirnos calma temporalmente la ansiedad, en realidad se trata de un autoengaño que crece y crece como una bola de nieve, hasta causar estragos de proporciones mayores.

mentiras-autoengano

Éstas son algunas de las mentiras más comunes que nos repetimos día a día y que, a la larga, afectan negativamente nuestra vida.

Soy un desastre

Es cierto: algunos días no damos una. Quemamos el vestido al plancharlo, tiramos el café justo antes de salir, el subway se retrasa, el jefe nos regaña, etc., etc. Pero a pesar de ello no somos un desastre: somos seres humanos con días buenos y días no tan buenos. No lo repitas porque tu subconsciente acabará por creerlo. Piensa mejor que esos días malos, al igual que los buenos, sólo duran 24 horas.

Qué mal me veo hoy

Al levantarte, te miras al espejo y lo primero que se te ocurre es esa mentira. No, girl! No empieces tu día con un golpe bajo para tu autoestima. Créate un buen hábito y en lugar de criticarte, agradece estar viva y tener ese cabello rebelde, no importa cuán “terrible” se vea.

Esto no debió pasar

¿Por qué no? Las experiencias que vivimos, buenas y malas, implican un aprendizaje que debemos comprender para evitar los mismos errores, darle un giro a nuestras vidas o apreciar lo que tenemos o tuvimos. Un sabio amigo dice: “lo que ocurre, conviene”.

Si tan sólo (llena el espacio) todo sería perfecto

Si tan sólo bajara 10 libras, si tan sólo comprara ese auto, si tan sólo tuviera otro empleo… Y en esos deseos se nos va la vida. Nada es perfecto y ni una báscula, ni un auto lograrán que lo sea. Lo que sí es posible es fijarte objetivos y trabajar para lograrlos.

Él no es tan malo

Hablando de la pareja, hay que ser muy claras: puede que tengan discusiones y que alguna de las partes exagere con dramatismo la situación, pero si es violento contigo de cualquier manera, con insultos, humillaciones o incluso golpes, él es realmente malo para ti. Reconócelo y haz algo cuanto antes, porque mentirte en estas condiciones puede ser fatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *