Mentiras más comunes entre parejas

Es común decir una mentira diaria, es verdad, todos mentimos por lo menos una vez al día, lo que cambia es la forma y las cosas sobre las que falseamos, es probable que hagamos sobre situaciones importantes o bien, que no digamos farsas per sé, pero sí omitamos información y la omisión también es mentir.
2235_mentiras-destacada_0
De acuerdo con información del portal elcomercio.pe, en pareja se deben hacer algunas excepciones cuando se trata con la verdad, no es con el fin de mentir por mentir, la idea es que no sean farsas que calen al fondo de la relación, pero al final del día, todos decimos mentiras, aunque sea piadosas o mentiras blancas, que no son importantes y nos ahorran una pelea épica ¿o no?
Según datos de la página parejas.about.com mentimos porque lo que menos queremos es herir al que amamos y con engaños no lo herimos o bueno, eso queremos creer…
«No te preocupes, no importa»: sí, sí importa. Si te rompió tu taza del café, dañó tu vestido carísimo de París en la lavadora o atropelló a tu perro. Sí importa. Pero ni modo, las pequeñas batallas no pueden crear una guerra sin precedentes. Así que no hay de otra y lo dejas pasar.
«No, no estás gorda, de hecho se te ve increíble»: o claro, “tu nuevo corte de pelo luce genial”. Es que no es fácil decir cosas que puedan dañar la autoestima de tu pareja y que en realidad no son tan importantes o no afectan las bases de una relación. Aunque tengas que repetirle cada seis meses que su permanente en el pelo está genial.
¡Los malos olores no existen!: eres ciego, sordo, mudo y no hueles nada de nada. Un gas, un eructo, un mal aliento o el olor fétido de pies no existen. Sí, trata de repetirlo en tu mente así tal vez deje de existir.
No te molesta que truene los dedos cuando está nervioso: o que rechine los dientes, o que ronque o que se ría como cerdito o cualquiera de esas particularidades. Otra vez, son pequeños detalles que puedes dejar pasar.
Es el/la único/a al que has amado: bueno la verdad es que esta sí es baja, pero no todos saben aceptar que su pareja ha amado a otras personas y eso puede convertirse en un verdadero problema.
El físico no importa: sí, claro que importa, para ambos sexos, pues de ahí nació la atracción física entre ambos.
El tamaño no importa: los extremos no le gustan a nadie…
«Tus amigas/os me caen bien, son… divertidas/os»: es una de las mentiras más usuales que dicen tanto hombres como mujeres y la realidad es que no siempre es de esta manera, pero para llevar la fiesta en paz es común mentir.
«No te pude llamar porque…»: con frecuencia es normal crear excusas para defender el que no te hayan llamado. Ten cuidado, porque si su teléfono siempre se quedó sin batería o si no había señal es posible que pueda estar evitándote.
«No, no me dan celos»: ajá. Sabemos que sí, sólo que los estás ocultando para hacerte el o la fuerte

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: