Mentiras más comunes en una relación

¿Cuándo fue la última vez que descubriste a tu pareja mintiendo? Hace un par de meses leí parte de un estudio que revelaba que mentir un poco a la pareja (sobre cosas poco relevantes) no era algo terriblemente malo y que, al cabo, todos mentimos un poco todos los días.

1- El sexo es espectacular: Quizá porque no queremos herir al otro, o no queremos arruinar un o noche espectacular, muchos y mienten sobre sexo. Algunas mujeres fingen orgasmos, mientras que los hombres aseguran que han tenido el mejor sexo de su cuando no es así. A veces le decimos a nuestra pareja “eres el mejor” buscando una forma de halagarlo, pero la mayoría de las veces suena a mentirita…

2- tengo ojos para ti (o no me parece atractiva/o): Una cosa es estar enamorado, otra es negar la atracción natural que nos generan “extraños” en la calle. Por más amor que haya entre los dos, siempre hay días en los que un hombre guapo o una mujer bonita nos roba la mirada. Eso no significa que vayamos a ser infieles, pero sí que nuestros ojos se deleitan con otras personas, que ni siquiera conocemos y que probablemente nunca lo hagamos.

3- No significó nada en mi vida: A veces sentimos la necesidad de comparar a nuestras parejas con algún ex o con alguien con quien tuvimos “algo” recientemente. Muchas veces aseguramos que esa persona no significó nada, que no sentimos nada especial y que no está para nada en nuestra memoria. Pero la mayoría de las veces sabemos que estamos mintiendo.

4- No tenía señal o batería (o ¡mi teléfono funciona mal!): Escuché estas mentiras muchas más veces de las que me hubiera gustado. La excusa siempre es la misma: que no hay señal, que la batería se acabó o que el teléfono simplemente funciona “raro”. Lo cierto es que si alguien se quiere comunicar, encuentra la forma, en especial por estos días en que hay computadoras, tabletas, aplicaciones, etc. para encontrar a quien realmente queremos encontrar.

5- El dinero no importa: Es una realidad que cuando nos enamoramos no pensamos cuánto dinero esa persona tiene o si en el futuro seremos capaces de tener una casa grande o ir de vacaciones a destinos exóticos todos los años. Pero decir que no nos importa el dinero es una mentira. El mal manejo de dinero, la falta o el gasto excesivo por parte de uno de los dos muchas veces desgasta la relación y en muchos casos es causa de separación o divorcio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *