Mate 30 primer Huawei sin Android

La batalla entre el gobierno de EE.UU. y China parece que ya tiene un primer daño «colateral», y no es otro que los nuevos Huawei Mate 30 y Mate 30 Pro, los primeros terminales de la marca china que llegan con un Android… que no es Android al 100% ¿qué supone esta decisión? ¿qué compatibilidad tiene con servicios y apps actuales? Vamos a intentar explicar todo.

El movimiento de Huawei no deja de ser esperado, y defensivo. La tensión entre las dos potencias no deja de subir, y buena muestra es también la decisión de Huawei de empezar a vender sus portátiles con Linux, algo que era la antesala de lo que ha ocurrido con el Huawei Mate 30 hoy en su presentación de Munich.

La palabra mágica: Android AOSP

Vamos a empezar a desgranar qué es lo que llevan dentro los nuevos terminales de Huawei, y parece que será algo que se repetirá en el catálogo a partir de ahora, si nada lo remedia. Huawei, aunque mantiene el desarrollo de su propio sistema operativo Harmony OS, que empezará a llegar en productos como smart TV, es consciente de que en el mercado móvil, la apuesta radical por un sistema operativo propio es arriesgada – y alguno la tildará de suicida -. Es por ello que la opción más conservadora ha sido optar por la vía de Android AOSP.

Las siglas se refieren a «Open Source Project» y es que Google, desde el comienzo, concibió su OS para móviles como un proyecto de software libre, aunque luego ellos han desarrollado su licencia de Android, la que todos conocemos y que tienen la mayoría de fabricantes. Este Android AOSP cuenta con todas las funcionalidades y compatibilidad del Android «oficial», pero esta pensado para que, quien quiera, cree una variante del sistema operativo independiente, soportado y desarrollado por un tercero sin relación alguna con Google.

Huawei Mate 30 Pro galeria

Los más viejos del lugar recordarán que esto es similar a lo que ha ocurrido con Linux, del que hay numerosas distribuciones como puede ser Ubuntu o Debian, desarrolladas y soportadas por quien las lanza.

Fork o Custom ROM vs interfaz o por qué EMUI 10 está presente pero no es el OS

Además de explicar qué es Android AOSP, hay que decir que los Mate 30 llegarán con EMUI 10, el interfaz que ya tienen los teléfonos de Huawei, por lo que estéticamente, encontraremos pocas diferencias aparentes en el sistema, pero los cambios profundos son importantes. En realidad, lo que ha hecho Huawei es un fork de Android o, también si estáis por la scene, os sonará el concepto Custom ROM.

EMUI 9.1

Es decir, en la superficie vamos a tener EMUI 10, con sus iconos, menús y demás personalizaciones y funciones que ya son habituales. Pero por debajo, lo que tenemos es un Android «propio», que no tiene ninguna relación con Google y de hecho, no contará ni con Google Play, Gmail, Google Drive o cualquier servicio ya integrado.

El cambio lo notaremos al iniciar el equipo: no nos pedirá nuestra cuenta de Google sino la de Huawei

Y es que al arrancar el Mate 30 es cuando notaremos la diferencia. Al no ser un software que depende de Google, el proceso de configuración se hará basándose en la cuenta de usuario en Huawei (como ocurre, por ejemplo, en Xiaomi con sus terminales con MIUI). Uno de los principales incovenientes será restaurar un teléfono a través de la copia de datos de Google Drive, que no se podrá hacer en ese momento, sino a través de las aplicaciones o servicios que ya tiene la compañía y que nos permiten «clonar» un teléfono en otro nuevo.

Todo se basará en los Huawei Mobile Services (HMS), que será lo que aporte la App Gallery, la tienda de aplicaciones de la marca, el servicio de geolocalización – sin app de mapas propia de momento -, pagos, actualizaciones, etc.

¿El Mate 30 será compatible con apps de Android? Sí

Es quizás la pregunta final ¿se podrán usar las apps de Android? Sí… pero no tendremos Google Play – aunque se ha confirmado que se podrá instalar de manera independiente -. Ahora bien, como decimos antes, lo que se encontrarán los usuarios será la App Gallery, con más de 11.000 aplicaciones, pero no es la tienda de Google. Podremos instalar APKs de manera independiente y las Gapps, pero, repetimos, el sistema no estará «sincronizado» con vuestra cuenta de Google sino con la de Huawei.

¿Y las actualizaciones de Android… llegarán? Probablemente, sí

Esto es uno de los grandes handicaps, ya que los anteriores, como vemos, pues con más o menos complicación, se podrán solventar y la experiencia de los usuarios será parecida a la que se tiene en un Xiaomi e, incluso, en un Huawei actual. Las actualizaciones son otro cantar. Y es que ahora mismo, en el Mate 30, Huawei es responsable del hardware y del software, eso significa que serán los que tengan que lanzar los parches de seguridad y, cuando llegue la nueva versión de Android 10, no es una simple actualización que pueden validar con Google. Deben coger de nuevo el código de Android AOSP, en este caso el de Android 10, y crear una versión nueva, lo que a medida que se vayan sumando modelos a este nuevo software de la marca china, hará que el desarrollo se vaya complicando.

Desde Huawei no descartan, no obstante, que si la situación con EE.UU. cambia en el futuro, se pueda volver a la normalidad en estos terminales con Android AOSP, a través de una actualización que vuelva a llevarlos al redil de un sistema operativo 100% oficial, con todos los servicios y licencias de la empresa de Mountain View. Sin embargo, la actitud de la administración Trump al respecto parece que no va facilitar esta situación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: