Los Simpson realizan broma sobre Steve Jobs

‘Steve Jobs presenta el iGhost’. Un rótulo ‘informativo’ en una escena de ‘Los Simpson’ ha abierto un debate espinoso: ¿en qué momento se pueden hacer bromas sobre alguien que ha muerto? ¿Cuál es el límite?

Tras 22 temporadas, Los Simpson han mostrado la senda del humor: inteligente, mordaz, crítico y elegante. Pero en el último capítulo emitido en los Estados Unidos la controversia ha girado en torno a su presunto mal gusto. ‘Steve Jobs presenta el iGhost‘ (‘ghost’ significa fantasma) rezaba un rótulo. Y con él, un debate que no se suele plantear. ¿Cuándo se puede hacer una broma sobre alguien que ha fallecido?

En la escena, Homer es el invitado de un programa económico. Por debajo, un rótulo con noticias ‘simpsonizadas’ subraya la escena. Aparte de la de Jobs, otros rótulos pasan desapercibidos: varias bromas con los candidatos republicanos (‘Rick Perry se equivoca y firma una orden de ejecución contra sí mismo’), y otros tipo ‘El Congreso postpone el fin del mundo hasta 2013′ o ‘Europa pone a Grecia en eBay’.

Steve Jobs, un personaje que despierta admiración universal, ha sido el objeto de una broma menos de tres meses después de su muerte. Los comentarios en Internet pasan desde la indignación (“Su hijo menor tiene 15 años”, recuerdan algunos internautas) y otros piensan que no hay problemas: “¡Adelante, a Steve le hubiera gustado!”.

En España, este tipo de humor apenas aparece en los medios ‘mainstream’. por ejemplo, Joaquín Reyes ha declarado públicamente que una de las condiciones para que un personaje pasase por el tamiz de sus ‘Celebrities’ es condición indispensable que esté vivo. Sin embargo, en redes sociales como Twitter genera debate entre los usuarios cuando, ante una noticia, algunos twitteros bromean y otros creen que no es el momento.

En Estados Unidos, la visión es muy diferente. Se hacen bromas sobre temas que en España serían tabú. Un ejemplo evidente es Padre de Familia, la versión ‘trash’ de Los Simpson. Apenas un año después de la muerte de Ronald Reagan, hacían una broma cuando menos cruel: un Reagan con Alzheimer golpeaba una pared de un McDonald’s diciendo “¡Mijail [Gorbachov], tira este muro!” y acababa en el suelo, en posición fetal, haciéndose el dormido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *