Los mandamientos de un idiota de gimnasio

Los mandamientos de un idiota de gimnasio. Más importante que el estado del equipamiento de un gimnasio, su reputación o su limpieza, es su clientela. Con los años, he llegado a despreciar a mi gimnasio por su creciente número de idiotas. Para asegurarte de no ser un insoportable más, prestá atención a este código de ética del idiota de gimnasio:

size1_22951_1

1. No gruñirás innecesariamente:Escuchá con cuidado, llamador de atención. Lo entendemos: estás levantando un peso que creés impresionará al público general que va al gimnasio. Por desgracia, no nos impresiona. Lo que este comportamiento comunica es que no podés con el peso que estás tratando de levantar, que no estás listo para la segunda o tercera placa que acabás de agregar a tu banca. También nos preocupamos, porque creemos que podrías caer duro al suelo en cualquier momento.

2. No tratarás al gimnasio como si fuera un club de campo:
 El gimnasio es un lugar para el fitness, para ejercitar, ¿verdad? Aunque esto parece dolorosamente obvio, un montón de idiotas no comparten esta visión. Claro que podés entablar una pequeña conversación con los clientes habituales o amigos del gimnasio. Pero no seas ese que reparte consejos sobre levantamiento de pesas cuando nadie se los pidió, ni te acerques a un grupo de mujeres para presumir. No todo el mundo ve al gimnasio como un bar.

3. No admirarás tu propio reflejo:
 Entrenamos para ser saludables, sí, pero a menudo también lo hacemos para vernos bien. Así que, de vez en cuando, podríamos lanzar una mirada al espejo y disfrutar de los resultados de nuestro trabajo. Esto es completamente normal. A quien me refiero es al tarado que pasa más tiempo admirándose que ejercitando.

4. No usarás musculosas:
 Si te compraste una musculosa de primera mano o las hiciste vos mismo cortando tanto una remera que se te ven hasta las caderas por las mangas, deberás dejar este proyecto de arte innecesario inmediatamente. No queremos que tus axilas suden todos los equipos. ¡Ponete una remera, por favor!

5. No acapararás varias estaciones:
 No sos la única persona en el gimnasio. Mientras actúes como un ególatra, otros sentirán que no tienen los mismos derechos a los equipos. Y tienen razón. Si querés hacer una súper serie, andá al gimnasio durante las horas de menos gente y hacela entonces. Por lo menos en los horarios pico no te apoderés de los aparatos como lo haría un matón.

6. No te peinarás antes de la sesión de ejercicios: 
Vos podés tener tu pelo gelificado en el trabajo o algún evento que ocurra antes del entrenamiento, pero nunca es aceptable el gel tu cabello con el único propósito de hacer ejercicio. Una vez más, todo esto se reduce a la forma de ver el gimnasio: ¿es un lugar para mantenerse en forma o para buscar novia? Elegí mantenerte en forma.

7. No dejarás caer las pesas innecesariamente: Al igual que en el primer mandamiento, si dejás caer las pesas, lo único que transmitís al resto de la gente que está en el gym es que el peso que has intentado de levantar es demasiado para vos. En el gimnasio y para muchos de sus miembros, es una falta de respeto tirar las pesas.

8. No tratarás el vestuario como tu propio baño: El vestuario del gimnasio es un área pública, no púbica. La toalla, idiota, se tiene que llevar alrededor de la cintura, no por encima del hombro, especialmente cuando estás desnudo. Aunque que vos podés admirar tu cuerpo reflejado en el espejo mientras te recortás la barba o algunas otras áreas de tu cuerpo, los otros no tenemos por qué verte las bolas. Hay otras personas están aquí también, y sería agradable recibir el mismo respeto que le damos.

9. No dejarás las pesas desparramadas por todo el gimnasio:
 Esto, por sobre todo, es un comportamiento de vago. Si sos capaz de levantar una pesa y trabajar con ellas, entonces es tu deber volver a ponerlas en el lugar donde fueron encontradas. No en el suelo o en el rincón más cercano disponible.

10. No probarás tu fuerza mediante el uso incorrecto de los aparatos: Estos son los idiotas que pierden su tiempo en el gimnasio ocupando una máquina que alguien podría estar utilizando correctamente. El hecho de que puedas hacer una serie adicional o agregar unos kilos más usando mal los aparatos, quiere decir que debas hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *