Los emoticonos no nos ayudan a comunicarnos mejor

Los emoticonos son una parte clave en las comunicaciones online desde los inicios de Internet, y se han seguido manteniendo hasta la llegada de los dispositivos móviles. Su diseño ha evolucionado, hay más variedad, pero el cometido es el mismo. Añadimos emoticonos al final de un mensaje para mostrar nuestro estado de animo o reforzar la idea que queremos transmitir, pero también hay veces en las que los usamos sólos, como respuesta independiente.

Emoticonos-estudio

Sin embargo, ¿realmente nos ayudan a comunicarnos mejor? Un reciente estudio realizado por la Universidad de Minnesota revela que no. Los emoticonos pueden llegar a confundir y generar malentendidos en nuestras conversaciones, y es que la enorme variedad de diseños disponibles desde cada plataforma hace que sea complicado identificar la emoción que quiere transmitir.

Emoticonos-estudio-02

El significado de los emojis varía entre cada persona, así lo demuestra el estudio realizado por la Universidad de Minnesota, según publica Science Alert. El equipo encargado del estudio realizó una encuesta a 304 personas para determinar lo que pensaban de los emoticonos más populares. Para la muestra solamente se usaron los iconos más conocidos, el típico smiley y todas sus variantes que reflejan emociones humanas, y los resultados demuestran que los percibimos  de distinta manera, lo que puede generar confusión.

El hecho de que cada plataforma apueste por un diseño propio no ayuda. Sobre estas líneas se pueden ver las distintas variaciones del emoticono “cara con boca abierta y ojos sonrientes” para los distintos servicios en los que está disponible. Apple tiene su propio diseño, igual que Google, pero en este caso hay marcas como LG o Samsung que añaden sus propios emoticonos, haciendo que al final tengamos una variedad ridículamente amplia para la misma idea. Durante la prueba, el 25% de las veces los participantes no podían distinguir entre si la expresión era positiva, negativa o neutral.

Emoticonos-estudio-03

Los usuarios tenían que puntuar los emoticonos en una escala de -5 (muy negativo) a 5 (muy positivo). Los resultados mostraban una diferencia media de 1,88 puntos entre las respuestas, incluyendo cuando miraban al mismo emoticono en el mismo sistema o servicio. La cosa se complica cuando se envían emojis de una plataforma a otra, ya que su diseño cambia. En este caso la diferencia aumentaba a 2,04 puntos. También debían aportar una breve descripción de cada icono, que en el caso del emoticono “cara con boca abierta y ojos sonrientes” llegó a variar desde “muy feliz” a “listo para pelear”.

Emoticonos-estudio-01

En la imagen superior se ve un claro ejemplo de un malentendido generado por este emoticono concreto. Abby le dice a Bill que ha tenido una cita y puntúa el mensaje con el icono sonriente, pero cuando Bill lo recibe el diseño no es el mismo y cree que la cita ha ido mal, para confusión de Abby. Si nos fijamos en la apariencia que tiene en la parte derecha (Android), queda más claro que es una cara sonriente, mientras que en el caso del iPhone parece más que está apretando los dientes. Sin embargo, hay otros emoticonos como la cara con ojos de corazón que son mucho más comprensibles.

El equipo de la Universidad de Minnesota ha manifestado su interés por continuar ampliando el estudio con más emoticonos y por supuesto más participantes de distintas culturas. ¿Qué te parece? ¿Alguna vez has tenido un malentendido por un emoticono?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *