Las premoniciones tienen sustento científico

Las premoniciones tienen sustento científico. Sentir que debes dejar de hacer algo en el momento exacto en que alguien te va a descubrir, salir de un lugar antes de que pase algo malo o llamar a alguien en un momento determinado cuando necesita ayuda. Muchas personas creen que estas acciones no son solamente una casualidad sino que premoniciones, es decir una pequeña percepción con anticipación a un evento y sin tener conocimiento de éste.

Los investigadores de la Universidad de Northwestern señalan que estos fenómenos podrían ser posibles y que tienen evidencia para probarlo. Los científicos analizaron los resultados de 26 estudios sicológicos enfocados en esta área publicados entre los años 1978 y 2010.

Las pruebas revelaban cambios significativos en las ondas cardíacas y cerebrales como también otras alteraciones en algunos sujetos hasta 10 segundos antes de que una experiencia al azar los estimulara. Esto significa, según los científicos, que las personas pueden anticipar cuando están a punto de vivir algo que les provocará una respuesta sensorial.

La científica líder de este estudio Julia Mossbridge, publicado en Frontiers in Perception Science, señala que aún no queda del todo claro si los humanos tienen la habilidad de predecir eventos importantes sin ningún tipo de adelanto de lo que pueda suceder. Sin embargo, agregó que su análisis había entregado interesantes resultados ya que al menos 26 de los estudios que había examinado tenían otros objetivos más allá de descubrir la existencia del presentimiento.

Por ejemplo, los investigadores presentan el caso de una persona que mientras juega en el trabajo siente que su jefe podría pasar en cualquier momento y decide apagar esta aplicación segundos antes de que efectivamente pase su superior.

En este caso, Mossbridge especifica que no tiene total confianza de que esto signifique que la gente pueda preveer que va a pasar. Según la experta, este fenómenos sería más bien un caso de “actividad anómala anticipatoria”.

“Nuestro análisis sugiere que si una persona está completamente conectada con su cuerpo podría ser capaz de detectar futuros cambios externos entre los próximo 2 a 10 segundos y cerrar un videojuego”, señala Mossbridge.

“Es posible que incluso la persona pueda abrir aquel documento en el que supone que debería estar trabajando. Y si tiene suerte, podría hacer todo esto antes de que su jefe entre en la oficina”, agrega.

La científica señala además que este tipo de estudio es difícil de explicar ya que no se puede argumentar con los conocimientos actuales sobre la biología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *