iPhone de segunda mano son la competencia de Android

Aunque Apple se lleve la fama, los smartphones tope de gama en general son caros. Sin embargo, muchos usuarios no renuncian a ellos y aprovechan la gran oportunidad que les ofrecen los teléfonos reacondicionados, especialmente los iPhone. De acuerdo con un estudio de Counterpoint Research, esta tendencia solo en 2017 ha crecido un 13%, llegando a las 140 millones de unidades vendidas.

Este crecimiento contrasta enormemente con el mercado de los nuevos teléfonos, que apenas ha aumentado un 3% en el último año, o lo que es lo mismo, 33,8 millones de unidades. Y es que parece que no solo de smartphones nuevos vive el hombre y el mercado de segunda mano está dando una segunda vida a esos terminales que quizás ya no sean punteros, pero siguen estando en la gama media – alta, sirva como ejemplo el iPhone 7.

Dentro de los iPhone reacondicionados hay varios grados con sus consecuentes precios, que varían tanto en función del estado del terminal, sus características o la demanda en el mercado.

Aunque puedes comprarlos en ciertas plataformas de segunda mano a particulares y profesionales, la opción de los reacondicionados de Apple cada vez gana más adeptos: no es de extrañar, ya que al fin y al cabo son ellos los que los colectan y revisan, para venderlos a un coste menor en el mercado y además con garantía.

En realidad, los usuarios de iPhone somos bastante fieles a nuestro terminal – digan lo que digan – y solo un 25% de nosotros nos deshacemos de ellos, vendiéndolos nosotros mismos o a través de un intermediario como la propia Apple, que tasa el dispositivo y nos abona en función de su estado y su valor tipificado por la manzana mordida, que suele ser bajo en nuestra opinión.

Los iPhone reacondicionados, el peor enemigo de Android …y de Apple

Tom Kang, director de la firma, recalca:

Con un crecimiento del 13%, los iPhone reacondicionados están cerca del 10% del mercado global de smartphones.

O lo que es lo mismo: que los iPhone reacondicionados no son una alternativa marginal, sino que a día de hoy crecen más que el mercado de los nuevos teléfonos. Y cómo no, esta tendencia hace daño, no solo a Android, que ve cómo Apple sigue siendo un rival duro tanto de primera como de segunda mano – con un precio más asequible y atractivo – , sino a la propia manzana mordida y sus nuevos lanzamientos.

Y es que, asumámoslo: el iPhone X posee un concepto disruptivo, pero hasta ese momento había cierta sensación de falta de innovación en el sector móvil tanto a nivel diseño como de especificaciones.

Es más, ni siquiera ahora con las pantallas infinitas, el reconocimiento facial o la realidad aumentada se ha conseguido seducir a un potencial usuario, que ve sus expectativas satisfechas con un iPhone reacondicionado.

De este modo, no es descabellado que alguien se decante por un teléfono de 2015 como el iPhone 7 porque al margen de detalles para los más exquisitos y exigentes, existe una sensación generalizada de que se ha alcanzado una cima para el común de los usuarios.

Así que la gama media tiene un nuevo rey y es completamente inesperado: el teléfono reacondicionado. Dentro de este sector, como es de esperar, Apple y Samsung son los dominantes absolutos. Al fin y al cabo son ellos los que lanzan los flagships más caros, novedosos y atractivos, por ello también son los que mejor soportan el paso del tiempo.

Ambas marcas copan casi el 75% del mercado de reacondicionados, eso sí, Apple y sus iPhone es el líder absoluto y su ascendiente sigue creciendo. Y no es para menos: para empezar, los dispositivos Apple duran más que los Android, pero además está el tema de las actualizaciones, donde los coreanos siguen teniendo en el debe su serio problema con ellas, o mejor dicho, la ausencia de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *