iPhone 8 y iPhone X fueron optimizado para evitar problemas de batería

Hoy mismo, Apple ha incluido en iOS 11.3 Beta 2 un apartado para comprobar el estado de salud de la batería de un iPhone, así como la posibilidad de eliminar el perfil energético que reduce el rendimiento del procesador. A la par, la firma ha explicado que los nuevos modelos, los iPhone 8 y iPhone X, no se verán afectados, al menos en gran medida, por el ya denominado Batterygate. Y es que Apple ya habría abordado el problema tanto a nivel de software como de hardware.

Si has comprado uno de los últimos modelos de iPhone, ya sea el iPhone 8, el iPhone 8 Plus o el iPhone X, en un futuro no se verán afectados -al menos en la misma medida que generaciones anteriores- por el batterygate. Así lo ha confirmado la propia Apple en su página web, a colación de una actualización en el área de soporte destinada a ilustrar el nuevo apartado para comprobar el estado de la batería de iPhone.

¿Adiós a los problemas de batería en los nuevos iPhone?

A pesar de que el problema relacionado con las baterías de los iPhones afectados era descubierto en diciembre del año pasado, Apple ya era consciente del fallo. Lo fue cuando implementó de forma silenciosa un parche en los iPhone 6 que evitaban que se reiniciasen de forma constante. Un parche que a la postre se descubrió que reducía el rendimiento del procesador.iPhone X en un stand de Apple

Una vez descubierto el motivo, con el lanzamiento de los nuevos iPhone 8, su versión Plus y el iPhone X, la firma ya solucionó -o al menos minimizó- parte del problema.

Así se entiende en una de sus explicaciones en su página web en la que expone cómo funcionará el nuevo apartado de iOS 11.3 desde el que se puede controlar el estado de deterioro de la batería de iPhone.

Apple podría retrasar varias novedades de este año para iOS a 2019

Modificaciones en hardware y software

Según datos expuestos, el hardware y el software de los iPhone 8 y iPhone X han sido diseñados para hacer una lectura más precisa de las necesidades energéticas del sistema y, a la vez, las cualidades y estado de la batería en ese preciso instante. El resultado es que se minimizan las probabilidades de reinicio involuntario ante la falta de amperaje de la batería de iPhone.

Fichas técnicas de los smartphones de Apple

No obstante, la compañía quiere evitar malentendidos y asegura que las baterías igualmente acabarán perdiendo sus cualidades con el paso del tiempo, algo que obligará al usuario a sustituir la batería por una nueva para mantener la estabilidad y rendimiento de su iPhone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *