Infidelidad femenina ya tiene explicación científica

Después de siglos y milenios intentando ponernos de acuerdo entre si la esencia del ser humano es algo con lo que se nace o si, al contrario, se hace, la ciencia sigue empeñada en demostrarnos que no somos mucho más que un saco de hormonas y genes. Ahora le ha tocado el turno a la infidelidad femenina.
infidelidad femenina
Hace tiempo, la comunidad científica se puso de acuerdo en que si los porcentajes de infidelidad masculina mundiales eran más elevados que los de infidelidad femenina se debía a una mera cuestión evolutiva:

Los hombres tienen una predisposición genética a la infidelidad porque, cuanto más elevado sea el número de mujeres con las que intime, mayores serán las probabilidades de tener una mejor descendencia.

Sin embargo, eso no quiere decir que las mujeres no sean infieles. Pero, ¿por qué si no ayuda a la perpetuación de la especie?

Un estudio llevado a cabo por Brendan P. Zietsch , psicólogo de la universidad de Queensland en Australia, revela que hay mujeres que son biológicamente proclives a la infidelidad debido a una mutación de la vasopresina, una hormana que juega un factor importante en conductas humanas como la confianza, la empatía y la vinculación sexual.

El estudio del doctor Zietsch, realizado entre 7.400 gemelos que habían mantenido una pareja estable durante, al menos, un año, encontró una relación significativa entre cinco variantes diferentes de vasopresina y la infidelidad femenina. El resultado fue asombroso: el 40% del comportamiento infiel podía atribuirse a la genética.

Este es el mayor estudio que se ha llevado a cabo hasta la fecha sobre la materia, aunque los resultados no han sido concluyentes sobre si la vasopresina tiene impacto sobre la infidelidad en los hombres.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: