Incendio deja 200 muertos en carcel de Honduras

“El dato preliminar que tenemos es que habrían muerto calcinadas y por asfixia, pero no es posible por ahora confirmar una cifra”, informó el vocero del Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Comayagua, sargento Josué García, según difundió EFE. “Hay muchos cuerpos apilados en el interior de los módulos que seguramente intentaban pero no pudieron escapar del fuego, son cosas que se pueden apreciar”, agregó.

Una enfermera del estatal Hospital Santa Teresa dijo a periodistas que una treintena de reos con muchas quemaduras, de tercer y cuarto grado, fueron atendidos en ese centro, mientras que otros han sido remitidos al Hospital Escuela en Tegucigalpa.

El diario La Tribuna informó que la tragedia se habría originado tras un amotinamiento en el penal de Comayagua, en el centro de Honduras, que comenzó en las últimas horas del martes. El medio cita a la emisora Impacto de Comayagua, transmitida por Radio Globo, que detalla que la rebelión habría terminado en un feroz incendio.

Pese a que el fuego duró unos 40 minutos hasta que comenzó a ser controlado por los bomberos, todavía se desconoce el número exacto de víctimas, ya que varios internos podrían haber escapado por el techo. De acuerdo al portal de El Heraldo, el Jefe del Cuerpo de Bomberos local, Leonel Silva, declaró que el rescate se retrasó puesto que en la zona de siniestro se escuchaban varios disparos.

Con certeza, se sabe que en la zona había unos 500 internos y que más de 50 personas habrían sido derivadas a un hospital cercano para recibir atención. La mitad será trasladada la capital del país por la gravedad de sus lesiones.

Mientras, en las inmediaciones de la cárcel y del hospital local se congregan los familiares de los reos en busca de sus allegados.

Honduras tiene dos grandes antecedentes de incendios en sus presidios. En mayo de 2004, 107 presos murieron en una celda del Penal de San Pedro Sula, una de las ciudades más violentas del país y del mundo. En tanto, casi un año antes, en la cácel de La Ceiba, habían fallecido 68 internos, 61 de los cuales eran pandilleros.

El 5 de abril de 2003, unos 66 reclusos y tres mujeres, incluida una menor de edad, que visitaban familiares en la Granja Penal de El Porvenir, cercana a la caribeña ciudad de La Ceiba, murieron en una matanza que se produjo entre reos miembros de pandillas y otros presos comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *